Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Negociación y fuerte presión sobre Serbia

La iniciativa de Estados Unidos para Bosnia, presentada ayer después de que el Gobierno norteamericano consultara con Rusia, las Naciones Unidas y los países con tropas en el territorio de la antigua Yugoslavia, trata de combinar los esfuerzos pacificadores de Cyrus Vance y David Owen con otras medidas para hacer viables esas gestiones y más favorables para la comunidad bosnia musulmana. Vance y Owen aplaudieron la iniciativa estadounidense. El plan anunciado por el secretario de Estado, Warren Christopher, es un "desarrollo positivo", dijo el portavoz de Vance y Owen ante la ONU. Vance, por su parte, dijo estar "muy contento" por la designación de su viejó amigo" Reginald Bartholomew como nuevo mediador.Pese a incluir la posibilidad de una acción militar, el plan norteamericano supone una apuesta por la negociación y acepta que ésta se desarrolle de acuerdo con el modelo elaborado por Vance y Owen, que supone la división de Bosnia en 10 provincias autónomas (tres de mayoría serbia, tres croatas, tres musulmanas y una mixta).

La principal diferencia con el plan de estos dos mediadores es un mayor énfasis en la protección de los musulmanes bosnios y una actitud más agresiva en contra de los serbios.

Seis puntos

Los seis puntos del plan anunciado ayer por el secretario de Estado, Warren Christopher, son los siguientes:

1. Estados Unidos se compromete en las negociaciones Vance-Owen "con todo el peso de su diplomacia". Para coordinar esa colaboración se nombra a Reginald Bartholomew como embajador especial.

2. El único camino para resolver el conflicto es el de la negociación. Cada parte debe estar lista para aceptar un compromiso por debajo de sus aspiraciones iniciales.

3. El presidente tomará medidas para asegurar el cumplimiento de las sanciones económicas a Serbia, aumentar la presión política sobre ese país y disuadirle de la tentación de extender el conflicto. Estamos listos para evitar un conflicto en Kosovo.

4. Medidas para reducir el sufrimiento actual:

- Llamar a las partes a detener los bombardeos y la violencia.

- Imponer la zona de exclusión aérea sobre Bosnia.

- Asegurar el envío de ayuda humanitaria.

- Crear un tribunal de crímenes de guerra en la ONU.

5. Asegurar el cumplimiento de cualquier acuerdo con el uso de la fuerza militar si es necesario.

6. Coordinar este plan con los amigos y aliados de Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993