Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA DE LOS BALCANES

Víctimas "con suerte"

El ginecólogo Senad Saric cree que las víctimas de violación en Kalinovik tuvieron suerte. "Se supone que las mujeres debían haber permanecido prisioneras mucho más tiempo, hasta que muchas de ellas estuvieran preñadas y lo bastante como para que fuera imposible interrumpir sus embarazos, dice el doctor, sentado en la sala de operaciones del hospital de guerra de Mostar."Afortunadamente, fueron liberadas al cabo de dos meses, a tiempo para permitirnos practicar abortos. Yo he efectuado siete; mis compañeros de Jablanica, otros. ¿Qué otra cosa podíamos hacer? Nuestro deber como médicos es velar por nuestros pacientes". Saric, musulmán, era el médico de varias de las víctimas de violación mucho antes de que empezara el horror de Kalinovik.

Como nativo de Gacko, ha tenido la oportunidad de visitar tanto a las mujeres como a sus maridos una vez que se han reunido. "Los maridos entienden lo que ha pasado y aceptan los hechos", asegura. "La mayoría son soldados, su obligación es luchar. No conocen a los hombres que violaron a sus mujeres, y ahora ya no pueden hacer nada. Es mucho peor para las mujeres solteras. Proceden de familias patriarcales y no pueden contar lo sucedido a sus padres. No tienen a nadie con quien comentarlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993