Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La intervención de la ONU también irá dirigida contra las armas pesadas

La eventual intervención militar occidental en la antigua Yugoslavia no se limitará, como estaba previsto en un principio, a emplear la fuerza para impedir las violaciones del espacio aéreo de Bosnia, sino que el agravamiento del conflicto en otras zonas le obligará a ir más allá intentando, por ejemplo, silenciar las armas pesadas de los beligerantes, según indican fuentes diplomáticas españolas.El ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, aseguró ayer en diversas declaraciones "no haber perdido la esperanza" de que serbios y musulmanes de Bosnia rectifiquen el no que dieron en Ginebra al plan de paz de David Owen y Cyrus Vance cuando acudan esta semana ante el Consejo de Seguridad de la ONU. "Confío en que la toma de conciencia de lo que se les puede venir encima les haga cambiar de opinión".

Si no fuese así, los occidentales tendrían que revisar sus planes de actuación en la ex Yugoslavia. Hace dos semanas EE UU, Francia, Reino Unido y España pactaron el texto de una resolución, que Rusia acabó aceptando, que autoriza el uso de la fuerza para derribar a aviones y helicópteros serbios que surquen los cielos de Bosnia.

La operación de interceptación, destrucción y eventual bombardeo de las bases aéreas de esos aparatos serbios sería ejecutada por la OTAN, sobre todo por la fuerza aérea de EE UU, pero bajo el control del Consejo de Seguridad. Las fuerzas de la ONU en la antigua Yugoslavia serían previamente informadas de cada ataque para poder ponerse a salvo de eventuales represalias serbias, según estipula el borrador apalabrado por cuatro delegaciones.

Resolución desfasada

La agudización del conflicto en otros frentes, como la ofensiva croata en Krajina, hace que la resolución pactada que haya quedado desfasada. En Barcelona, el jueves, y ayer en Madrid, Solana se pronunció por una "intervención militar selectiva", si fracasa la reunión de Nueva York. Aunque no lo dicen abiertamente, tienen pensado realizar bombardeos de las concentraciones de armas pesadas.

Para coordinar su actuación en el máximo órgano de la ONU los jefes de la diplomacia de España, Francia, Roland Dumas, y del Reino Unido, Douglas Hurd, se reunirán esta noche en Bruselas cuando concluya el Consejo de Ministros comunitario. Los tres países de la CE miembros del Consejo de Seguridad acordaron también a finales de enero otra resolución, aún no aprobada, que admite a Macedonia como miembro de la ONU bajo el nombre de Antigua República Yugoslava de Macedonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1993