Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector editorial lanza una gran campaña para poner de moda los libros en España

Una fiesta abrirá el 11 de febrero un programa que costará 470 millones de pesetas

Los distintos sectores del libro en España -editores, autores, distribuidores, libreros y bibliotecarios- han decidido impulsar una gran campaña multimedia, a lo largo de 1993, con el objetivo de poner el libro de moda y crear nuevos lectores. El día 11 de febrero, en el Casino de Madrid, se celebrará una Fiesta del Libro que será el pistoletazo de salida de una campaña publicitaria que aparecerá en distintos medios de comunicación y en todas las lenguas de España. El presupuesto total de la campaña es de 470 millones de pesetas.

Para el presidente de la Federación de Editores de España, Fermín Vargas, "la idea básica de la campaña no es tanto promocionar la lectura como poner de moda el libro como objeto de compra". "La campaña nació de los editores", agrega Vargas, "y después la planteamos a otros sectores del libro: distribuidores, libreros, autores, bibliotecarios... Una vez estuvimos de acuerdo, la presentamos al Ministerio de Cultura, que dio el visto bueno y nos proporcionó ayuda financiera".La campaña se desarrollará en tres fases, la primera de las cuales ya está en marcha. En esta primera fase, que se traducirá en una campaña publicitaria en los meses de febrero y marzo, se trata, según Fermín Vargas, "de involucrar a líderes de opinión de distintas áreas como, por ejemplo, Alaska, Ortega Cano o Stoichkov, por decir sólo algunos nombres, a los que todos conocemos pero es interesante saber qué libros leen".

A finales de 1993 habrá una tercera fase, de mantenimiento, en la que se repetirán los anuncios y eslóganes de la primera Entremedio, en los meses de junio y julio, habrá una campana distinta en la que se pondrá el acento en el libro como lectura veraniega.

Muchos años

"La idea", insiste Fermín Vargas, "es que la campaña debe ser una acción que no dure sólo en 1993 sino durante muchos años". "Queremos buscar nuevos compradores o compradores esporádicos y, claro, esto redundará en que haya más lectores y más cultura".El origen de la campaña de promoción del libro nació de la constatación de que hay preocupación en el sector en comparación con la imagen de otros ámbitos. "La música está de moda como concepto", comenta Vargas. "Y también el deporte, pero pretendemos que el libro, en su más amplia acepción, esté ahí, de moda".

Federico Ibáñez, director general del Libro, insiste en que no es una campaña institucional, sino del sector privado. "Nosotros, el Ministerio de Cultura, hemos atendido la petición y nos limitamos a poner los recursos y a actuar como catalizador". El ministerio, además de aportar 360 millones de los 470 que costará la campaña, forma parte de la comisión gestora de la misma, integrada por profesionales de los distintos sectores.

Sobre el actual nivel de lectura en España, Federico Ibáñez aporta una de cal y otra de arena. "Los españoles cada vez leen más", señala, "ya que las estadísticas indican que un 42% lee libros más de tres veces por semana, aunque es cierto que un 42% no lee nunca". Es precisamente hacia este último grupo que se dirige la campaña de promoción. "Lo que se pretende en concreto es llegar a aquellos que, sabiendo leer, relegan la lectura a un segundo o tercer plano. Y, en segundo lugar, a aquellos que nunca se han acercado a la lectura".

Mientras, la inflación de títulos, que ha vuelto a aumentar en 1992, ha alcanzando ya los 46.000 editados, cifra que muchos editores consideran excesiva debido a la sobresaturación que provoca en el mercado. Por otra parte, la tirada media no ha aumentado, y sigue siendo de 5.300 ejemplares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1993