Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciencia, ficción llega al cine español

'Acción mutante' inaugura un trimestre de estrenos nacionales

El estreno en los próximos días de Acción matante, del director vasco Alex de la Iglesia, y Supernova, dirigida por Juan Miñón y protagonizada por la cantante Marta Sánchez, han convertido el tebeo y la cien cia ficción en la última moda del cine español. Mientras tanto, ayer se estrenó Tierno verano de lujurias y azoteas,- de Jaime Chávarri, rodada en decorados más castizos y con Gabino Diego y Marisa Paredes a la cabeza del reparto. A partir de marzo está previsto el estreno de Rosa, Rosae, de Fernando Colomo; El amante bilingüe, de Vicente Aranda; El pájaro de la felicidad, de Pilar Miiró, y La ardilla roja, de Julio Medem. Una avalancha de cine español amenazado por la llegada en abril de los oscars.

"Estas son las fechas tradicionales en que las distribuidoras sacan las películas españolas", comenta José María Otero, director general de la Fundación Procine, en referencia al control casi absoluto que ejercen sobre el mercado español las multinacionales americanas. "Ahora estamos justo en el momento anterior a la entrega de los Premios Oscar de Hollywood", añade, "por eso se amontonan los estrenos españoles, ya que luego son los filmes premiados en Hollywood los que copan las salas"." Estas no son fechas muy malas, pero no son las mejores, como diciembre", continúa Otero. "Además, lo importante no es estrenar las películas sino mantenerlas, algo que con la llegada de los oscars no suele ocurrir ni siquiera con las películas españolas que funcionan bien".

La música rap, el rock and roll, las chicas atómicas de las historietas y los héroes excéntricos son algunos de los ingredientes de Supernova y Acción mutante, dos películas que para permitirse sus exageradas puestas en escena se han situado en un mundo futuro.

Llega la mujer biónica

"¡Llega la mujer biónica más atractiva de la galaxia!". Así se anuncia la llegada a las salas, a finales de febrero, de Supernova, que narra el rapto de una famosa cantante y la creación por un excéntrico aristócrata, interpretado por el cantante Javier Gurruchaga, de un robot que la sustituya. Los dos personajes, el de robot y el de cantante, están interpretados por Marta Sánchez, que con este filme hace su debú cinematográfico. "Es una película dirigida a la gente joven, a los niños, y a los fans de Marta Sánchez", dice Javier Gurruchaga, quien añade que tiene "los ingredientes típicos de un comic".Acción mutante, del bilbaíno Alex de la Iglesia, de 27 años, producida por el cineasta. Pedro Almodóvar con un presupuesto de 350 millones, se estrena el próximo miércoles y sitúa en el año 2012, en las áridas tierras de un planeta llamado Asturias, a una pandilla de tiernos terroristas minusválidos. "La ciencia ficción sólo es una excusa para tener plena libertad de acción y para hacer unos decorados, un maquillaje y un vestuario muy determinado", dice el director del filme, que en 1990 dirigió el cortometraje Mirindas asesinas. Acción mutante es una comedia de humor negro, una película de tiros con sangre y acción", dice De la Iglesia, que se asusta y se sorprende por la llegada de "tantas" películas españolas.

Frente a la desmesura futurista de estos filmes llegan dos comedias, que han dejado la, exageración para el título: Tierno verano de lujurias y azoteas, de Jaime Chávarri, que se estrenó anoche, y ¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo?, de Manuel Gómez Pereira (12 de febrero). La película de Chávarri, interpretada por Gabino Diego, Marisa Paredes e Imanol Arias, cuenta la historia de un joven que llega de Rusia y seduce a su prima con el relato de maravillosos cuentos eróticos. "La palabra y el lenguaje son los verdaderos protagonistas de este filme", dice Lola Salvador, guionista, junto a Jaime Chávarri, de la película, que se rodó en 40 días y que ha. costado 238 millones de pesetas. "Escribimos el guión pensando en Gabino Diego", dice Chávarri, que ofreció a este actor madrileño su primera oportunidad hace diez años en Las bicicletas son para el ve rano.¿Por qué le llamam amor cuando quieren decir sexo?, del director de uno de los éxitos de taquilla del año pasado, Salsa rosa, es una comedia de enredo con Verónica Forqué y Jorge Sanz a la cabeza del reparto.

Sin fecha de estreno, pero anunciadas para marzo y abril están las esperadas El detective y la muerte, de Gonzalo Suárez, con Javier Bardem, Fernando Rey y Carmelo Gómez; El amante bilingüe, adaptación de Vicente Aranda de la novela de Juan Marsé, interpretada por la actriz italiana Ornella Muti e Imanol Arias; la comedia Rosa rosae, de Fernando Colomo, con Ana Belén y María Barran co interpretando a dos íntimas amigas enamoradas de un mis mo hombre, Juanjo Puigcorbé; Makinavaja II, semos peligrosos, protagonizada por Andrés Pajares; La ardilla roja, la segunda película del director de Vacas, Julio Medem, que quiere hablar de la mentira; y El pájaro de la felicidad, la historia intimista que el cineasta Mario Camus escribió para Pilar Miró y que protagoniza Mercedes Sampietro. "Una historia que, aunque lo parezca, no es más autobiográfica que mis otras películas", según la directora.

Junto a estos filmes -rodadas entre 1992 y 1993- todavía siguen sin estrenarse, entre otras, Dime una mentira, de Juan Bollaín, y El marido perfecto, cooproducción checo- española, dirigida por Beda Campo Geijoó y protagonizada por Ana Belén, Aitana Sánchez Gijón y el norteamericano Tim Roth.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de enero de 1993