Vecinos de Almonte invaden con coches y ganado zonas de nidificación del parque nacional de Doñana

Unos 200 vecinos de Almonte (Huelva) introdujeron ilegalmente el pasado sábado un centenar de caballos y 50 vacas en el corazón del parque nacional de Doñana y un grupo todavía más numeroso de personas volvió a invadir ayer la zona. Los daños causados en las fincas de Marismillas y Las Nuevas son "incalculables", ya que ha entrado ganado donde desde hace 15 años "no pisaban ni los mismos conservadores" dijo Jesús Casas, director-conservador del parque. Según Francisco Coronel, presidente de la Asociación de Ganaderos de Almonte, esos terrenos "no tienen tanto valor".

La angustia de los ganadores provocada por la falta de pastos, debido a la prolongada sequía, motivó que volvieran a entrar ayer en Doñana unos 500 vecinos de Almonte, que accedieron a las marismas de Hinojos cortando las alambradas.La entrada, a bordo de casi un centenar de vehículos, se produjo a pesar de la presencia de numerosos efectivos de la Guardia Civil. La comitiva partió del pueblo convocada por la Coordinadora Pro-Futuro de Almonte, que incitó a los vecinos a entrar al parque nacional "a la ganadera", es decir cortando la alambrada por distintos puntos a la vez para burlar la presencia de la Guardia Civil. Una vez que los vehículos atravesaron la verja se inició una carrera hacia la Cancela Chujarro que transformó las áridas Marismas de Hinojos en la pista de un rally. Los manifestantes se vieron obligados a abandonar el lugar ante la presencia de la Guardia Civil. No se produjo ningún enfrentamiento.

El objetivo de la invasión es alimentar ganado privado en fincas públicas algo que, según un almonteño, "es una tradición del pueblo" tan arraigada, al parecer, como el salto de la reja de la Ermita de la Virgen del Rocío.

La dignidad de un pueblo

"Para algunos de los ganaderos de la zona, nosotros somos extranjeros que les damos de comer a los pájaros que vienen de Europa y dejamos que se mueran de hambre los caballos de Almonte", dijo Jesús Casas. "Con esos argumentos no sé cómo pretenden que la Comunidad Europea conceda ayudas para la zona", añadió.

"Estos señores", dijo Coronel refiriéndose al personal de ICONA, "se están cargando la dignidad de un pueblo. Hace ocho años hubo una sequía como esta y tampoco se atuvieron a razones. Nos están enseñando que la única manera de salvar el ganado es por la fuerza".

Los ganaderos, la dirección de Doñana y el Ayuntamiento de Almonte mantenían negociaciones desde hace dos meses para buscar una solución alternativa para alimentar a las 500 cabezas de ganado que pastaban habitualmente en las Marismas de Hinojos. Esta finca, como casi todas las de la zona, se ha quedado sin pasto a consecuencia de la sequía.

"Nosotros les ofrecimos la posibilidad de que ese ganado pastase en las fincas de Monteruelos y El Eucaliptar, al norte del parque, pero la asociación pidió además que la Administración se encargara de suministrar alimentación complementaria -pienso- y que asumiera la responsabilidad en caso de que a algún animal le ocurriese algo", explica Casas.

Sin embargo, la invasión de Doñana se produjo antes de que los ganaderos recibieran una respuesta por parte del ICONA. Las fincas en las que se ha soltado el ganado forman parte, según los técnicos de Doñana, de las áreas de nidificación de las águilas imperiales, una de las especies de mayor valor ecológico de la reserva.

La administración del parque ha interpuesto una denuncia judicial por los daños sufridos en las instalaciones de la reserva y en las personas que trabajan en él. Durante la entrada de ganado, un grupo de personas intentó volcar un coche oficial del parque en el que viajaban la bióloga Blanca Ramos y un guardia. "Colocamos el coche para evitar la entrada de ganado y nos vimos rodeados por unas cien personas chillando como energúmenos y armadas con palos. Me golpearon porque no me dió tiempo a cerrar la ventanilla", dijo Blanca Ramos. Según los ganaderos, "hubo fuerza pero no hubo mala intención".

Francisco Mesa, presidente de la Coordinadora Pro-futuro de Almonte y uno de los cabecillas de la revuelta, aseguró que el próximo día 24 se celebrará una gran manifestación desde Almonte hasta Sanlúcar de Barrameda y que atravesarán el parque "con o sin permiso". La protesta, según Mesa, se realizará para pedir la expulsión del término municipal de Almonte del actual director del parque y de la bióloga Blanca Ramos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de enero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50