Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banesto pide a sus directores que sean "caballerosos" y no capten clientes del Santander

El Banco Español de Crédito (Banesto) ha enviado una carta a todas sus oficinas en la que pide a los directores que se muestren "caballerosos" con el Banco Santander después de¡ auto dictado por el juez Miguel Moreiras por el que la entidad cántabra ha tenido que depositar una fianza de 8.000 millones de pesetas. Mario Conde, presidente de Banesto, ha aprovechado esta ocasión para devolver a Emilio Botín, presidente del Santander, el favor que éste le hiciera a finales de noviembre cuando recomendó a sus sucursales que no captaran clientes de Banesto, que había sido objeto de rumores sobre su solvencia.

La carta de Banesto, enviada por correo electrónico a sus oficinas el pasado día 26, está firmada por el director general de banca comercial, José Manuel Zugaza, y dice lo siguiente: "Ante las noticias aparecidas en la prensa sobre el Banco Santander, les ratificamos las instrucciones de comportamiento según la tradición de caballerosidad que siempre ha tenido Banesto".La decisión de enviar esta recomendación fue adoptada directamente por Mario Conde, que responde así a la iniciativa que en el mismo sentido el Santander tomó en noviembre tras conocerse la rebaja que Moody's hizo de la deuda a largo plazo del grupo financiero Banesto. Fuentes de Banesto han confirmado que su presidente tuvo un fuerte enojo con Emilio Botín por haber hecho la recomendación a sus oficinas "de forma unilateral y sin tener en cuenta la real situación de Banesto". Las mismas fuentes añaden que con su iniciativa, el Santander "oficializaba" lo que era un rumor.

Este tipo de actuaciones en las que un banco recomienda no aprovechar determinadas situaciones de otra entidad para captar clientes está fuera de la supervisión de la Asociación Española de Banca (AEB) y "se considera que depende del juicio de cada banco; pero, asimismo, se asume que debe tenerse en cuenta dentro de un código ético de respeto y que, por tanto, debería haberse consultado, al menos entre ellos", según fuentes bancarias.

El Banco Santander depositó ayer en el juzgado la fianza de 8.000 millones de pesetas exigida por el juez de delitos monetarios, Miguel Moreiras, en su auto del pasado 22 de diciembre. El avalista es Bankinter, del que la familia Botín es uno de los principales accionistas, informa José Yoldi.

El juez Moreiras impuso la fianza a la entidad para afrontar las posibles responsabilidades pecuniarias que pudieran derivarse de su presunta implicación en delitos fiscales cometidos a través de cesiones de crédito.

Desmentidos

Por otro lado, el jefe de la Abogacía del Estado de la Audiencia Nacional, Rafael Orbe Cano, manifestó ayer que no era cierto que el Banco Santander hubiera ofrecido pagar 40.000 millones a Hacienda a cambio de que el juez Moreiras archivase las diligencias abiertas contra el banco por las operaciones de cesión de créditos como informaba ayer el diario El Mundo.

Igualmente, el director general de la Agencia Tributaria, Jaime Gaiteiro, rechazó rotundamente que hubiera existido ninguna negociación.

El Ministerio de Economía y Hacienda hizo público un comunicado en el que subraya que "ni el ministerio ni ninguna persona en su nombre y representación ha tratado ni tratará de llegar a ningún pacto con los órganos de administración y personas responsables del Banco Santander como consecuencia del proceso penal que se tramita".

La nota del ministerio continúa: "Son en consecuencia inciertas las graves acusaciones e insinuaciones a este respecto que aparecen hoy [por ayer] en el diario El Mundo tratando de imputar a la Hacienda Pública hipotéticas conductas o actuaciones contrarias a derecho con base y fundamento en presuntos pactos que nunca han existido".

"Desde el inicio del procedimiento ante el Banco Santander", dice el comunicado, "el Ministerio sólo ha pretendido dar luz a una irregular situación tributaria". Además del desmentido oficial, Carlos Solchaga, declaró ayer que no descarta emprender otras acciones legales, al tiempo que declaró que "este asunto no pone en entredicho ni la solvencia ni la capacidad del sistema financiero español ni del Santander", informa Pilar Marcos.

El banco, por su parte, afirmó que "es radicalmente falso que ni directa ni indirectamente haya tratado de negociar ni con el Ministerio de Economía ni con nadie acuerdo o pacto alguno con el fin de lograr el archivo del procedimiento".

La entidad afirma desconocer cuál es la irregularidad fiscal que se le imputa, "pues el Ministerio de Hacienda no ha levantado acta por infracción tributaría alguna, y las conductas, presuntamente delictivas, que fueron denunciadas al Ministerio Fiscal y al Juzgado, y de las que el Banco Santander ha tenido conocimiento en el curso del procedimiento, se referían a personas ajenas a esta entidad".

También desmiente que hayan podido ser descubiertos nuevos contratos de cesiones que elevarían la cifra total hasta 48.000. El número exacto, dice, es, "según se ha informado al Ministerio de Hacienda y al juzgado de Instrucción número 3 y a la opinión pública, de un total de 44.366.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 1992

Más información

  • Economía y el Santander desmienten negociaciones con Hacienda para archivar el caso