Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en un asilo de Valdepeñas Gregorio Prieto, pintor de la 'generación del 27'

El artista, de 95 años, participó con intensidad en los movimientos españoles de la vanguardia

Ciudad Real
Gregorio Prieto, pintor manchego de 95 años, uno de los últimos y más originales representantes de la generación del 27, amigo de Lorca, Cernuda y Aleixandre, murió a las seis de la madrugada de ayer en el asilo Nuestra Señora de la Consolación de Valdepeñas (Ciudad Real), donde había ingresado, por decisión propia, en 1988. Artista culto y refinado, formó parte de los principales movimientos de vanguardia españoles, y destacó como dibujante al servicio de una poética surreal de ensoñaciones arcádicas. A su vuelta del exilio en Londres, donde vivió con Luis Cernuda, Prieto sobrevivió como retratista de la clase alta y paisajista, y perdió prestigio por su excesivo mercantilismo.

Gregorio Prieto fue ingresado el pasado 5 de octubre en el hospital Gutiérrez Ortega de Valdepeñas con una infección pulmonar. En ese momento se temió por su vida, pero logró recuperarse y fue dado de alta dos semanas más tarde. En la madrugada de ayer murió en el asilo a causa de una trombosis.La capilla ardiente quedó instalada sobre las 14.30 en la fundación que lleva el nombre del pintor, y el funeral se celebrará hoy en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción. El pintor quedó inválido en 1975 tras una caída en su casa de Madrid, y decidió en 1988 trasladarse a Valdepeñas, su ciudad natal, e ingresar en la residencia de ancianos. Gregorio Prieto nació el 2 de mayo de 1897, y cursó estudios en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, donde fue compañero de Rafael Alberti. En 1919 realizó su primera exposición, en el Ateneo de Madrid, que fue inaugurada por la reina Victoria Eugenia.

MÁS INFORMACIÓN

Cinco años más tarde inició una intensa amistad con Federico García Lorca. Expuso sus pinturas en Roma, París y Estados Unidos, y en 1937 fue seleccionado para participar en el pabellón de España de la Exposición Internacional de París con su cuadro Luna de miel en Taormina, pintura que desapareció en esa muestra y fue encontrada 50 años más tarde en los sótanos del palacio Albéniz de Barcelona.

En 1948, tras volver de su exilio londinense, realizó una exposición en el Instituto Británico de Madrid y recibió homenajes en Madrid y en Barcelona. 1968 fue un año importante para el artista, ya. que se constituyó la fundación Gregorio Prieto. En la actualidad esta institución posee el museo Gregorio Prieto de Valdepeñas, inaugurado en 1990, y donde se encuentra una gran parte de su obra, además de originales de Picasso, Miró, Chagall, De Chirico, Alberti y García Lorca, entre otros. El día de la inauguración le fue impuesta la medalla de oro de Castilla-La Mancha. Gregorio Prieto había recibido anteriormente, en 1982, la medalla de las Bellas. Artes.

Prieto recibió su última distinción en 1990, cuando fue nombrado académico de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Los miembros de la Academia salieron de Madrid, por primera vez en su historia, para imponerle la medalla a Gregorio Prieto en el museo que lleva su nombre, ante la imposibilidad de éste de viajar a Madrid. Un grupo de historiadores del arte (Juan Guardiola, María Jesús Morillo, Juan Antonio Álvarez y Rafael Doctor) preparan en la actualidad una muestra antológica del artista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de noviembre de 1992