La CE reanuda la negociación comercial con Estados Unidos dispuesta a lograr un acuerdo rápido

Estados Unidos y la Comunidad Europea zanjarán su disputa comercial la próxima semana en Washington. Así de optimistas eran ayer el jefe de la misión negociadora de la CE, Frans Andriessen, y el comisario de Agricultura, Ray MaeSharry. Ambos confirmaron que, tras el mandato recibido el lunes" por los ministros de Exteriores de los Doce, la CE vuelve a la mesa de la negociación, y lo hace "con su mejor voluntad" para lograr cuanto antes un acuerdo tanto en lo que respecta a la reducción de las exportaciones de oleaginosas que pretende EE UU como sobre la Ronda Uruguay, que supondrá la liberalización mundial del comercio.

Más información

Los negociadores europeos que protagonizaron las conversaciones hasta el 3 de noviembre, Andriessen y McSharry, serán finalmente quienes viajen a EE UU para sentarse de nuevo a. la mesa de negociación con la secretaria de Estado para Comercio, Carla Hills, y con el secretario de Estado para Agricultura, Edward Madigan, a quienes demandarán flexibilidad para llegar a un acuerdo rápido.La Comisión Europea cerro en su reunión de ayer el conflicto -que enfrentaba a dos de sus miembros -el presidente Jacques Delors y el comisario Ray MacSharry- sin ninguna explicación pública más que la notificación de la próxima reanudación de las conversaciones y de los nombres de los negociadores.

El irlandés MacSharry, autor de la nueva Política Agrícola Común, creyó en las últimas conversaciones que el acuerdo con Estados Unidos se hallaba al alcance de la mano, mientras que Delors mantenía una especial preocupación por preservar los intereses de los agricultores franceses. La evaluación de las diferencias llegó a cifrarse en sólo medio millón de toneladas de semillas oleaginosas. Una llamada telefónica de Delors a MacSharry, mientras éste negociaba en Chicago, fue interpretada como una interferencia en la negociación y desencadenó la crisis en el seno de la propia Comisión Europea.Repliegue francés

La nueva tanda de negociaciones no se explica sin una flexibilización de la postura francesa. Francia se plegó el lunes a los deseos de sus socios de culminar el acuerdo agrario y con él la Ronda Uruguay del GATT. A cambio exigió salvar las apariencias e incluir en el comunicado final una mención a eventuales medidas de respuesta ante las amenazas de sanciones norteamericanas. Para el Gobierno francés, uno de los problemas más graves del acuerdo es vender las concesiones a sus furibundos agricultores.

Ahora, la Comisión se ofrece a Washington para alcanzar "un acuerdo rápido" no sólo sobre las semillas oleaginosas, sino también sobre el paquete agrícola del GATT, a fin de poder sellar al fin la Ronda Uruguay. Para facilitar este objetivo, el di rector general del GATT, Arthur Dunkel, nombrado mediador en el conflicto por los 108 países miembros de esta organización, via a hoy mismo a Bruselas, donde se entrevistará con los responsables comunitarios de la negociación, y el lunes lo hará en Washington con los negociadores norteamericanos. Este último encuentro se producirá inmediatamente antes de que se reanude el diálogo entre EE UU y la CE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de noviembre de 1992.

Lo más visto en...

Top 50