Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush desempeñó un papel clave en el "Irangate', según un informe israelí

Un informe confidencial israelí afirma que el presidente de Estados Unidos, George Bush, estuvo decisivamente implicado en el escándalo Irangate. El entonces vicepresidente no sólo conocía los acuerdos de venta de armas a Irán para conseguir la liberación de los rehenes occidentales que permanecían retenidos en Oriente Próximo, sino que desempeñó un papel fundamental a la hora de asegurar que no se interrumpiera el flujo de armas con destino a Irán, según una información que publica en su última edición la revista norteamericana US News and World Report, citando el informe israelí.Bush ha reiterado en varias ocasiones que nunca estuvo implicado en el caso y que desconocía los mecanismos ejecutivos de la operación que se llevó a cabo en los años 1985 y 1986. Sin embargo, el semanario estadounidense afirma que el vicepresidente "fue informado específicamente de la inminente liberación de tres rehenes estadounidenses justo un día antes de que el presidente Ronald Reagan aprobara el envío a Irán de piezas de repuesto para 240 misiles Hawk".

El informe confidencial, con fecha del 11 de marzo de 1987, fue elaborado para el Gobierno israelí con el fin de conocer su posible implicación en el escándalo. Según US and News Report, el informe fue "verificado por dos altos funcionarios de la Administración de Reagan con conocimiento detallado del escándalo Irán-Contra o 1rangate".

Los fragmentos del informe que implican directamente a Bush se basan en las conversaciones entre Amiram Nim, quien fuera consejero antiterrorista del Gobierno israelí, y el coronel Oliver North, cabeza visible del entramado del caso, para negociar la venta de misiles a Irán. Hoy, Amiram Nim está muerto.

El Irangate fue el escándalo más grave al que se tuvo que enfrentar el Gobierno de Reagan. Y ahora, en plena recta final en la campaña para las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre, puede convertirse en el más importante escollo para la reelección del candidato republicano, que trata de vender la imagen de un hombre en quien se puede confiar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de septiembre de 1992