Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escándalo Irán-Contra' se vuelve contra Bush

El escándalo Irán-Contra se ha convertido, tal vez, en el golpe definitivo a las posibilidades de reelección del presidente estadounidense, George Bush. Un antiguo asesor del Consejo Nacional de seguridad declaró ayer al diario The New York Times que Bush, vicepresidente en aquella época, sabía en la primavera de 1986 que el Gobierno de EEUU vendía armas a Irán para conseguir la liberación de los rehenes.

Esta declaración, hecha por Howard Teicher, que fue responsable de Oriente Próximo en el Consejo Nacional de Seguridad hasta que se descubrió el escándalo, desmiente los argumentos del presidente Bush, que ha dicho reiteradamente que nunca fue informado de la operación con Irán.Si George Bush no consigue salir al paso rápida y acertadamente de esta nueva dimensión alcanzada por el Irán-Contra, puede ver seriamente disminuido lo que era su principal capital político con vistas a las elecciones del 3 de noviembre: su imagen de hombre en el que se puede confiar. Asimismo le será muy difícil, en las pocas semanas que restan de campaña, volver a sacar a debate cualquier sospecha sobre el expediente militar de Bill Clinton o alguna otra controversia sobre la trayectoria personal del candidato demócrata. Igual que a Clinton se le pregunta en cada comparecencia sobre sus maniobras para librarse de la guerra de Vietnam, a Bush se le preguntará a partir de ahora sobre su comportamiento en el Irán-Contra.

Howard Teicher afirma que Bush participó en varias reuniones en las que se discutió el Irán-Contra. "Yo le informé con detalle en varias ocasiones sobre varios aspectos de la iniciativa con Irán", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de septiembre de 1992

Más información

  • El entonces vicepresidente tenía pleno conocimiento de que EE UU vendía armas a Irán