Científicos de primera línea mundial buscan en Madrid nuevas respuestas al origen del universo

"¿Cómo encaja el hombre en el universo? ¿Qué lugar ocupa en el cosmos? ¿De dónde venimos? Son las preguntas eternas y por eso a la gente le interesa tanto la cosmología", afirmaba ayer en El Escorial George Smoot, el, astrofísico estadounidense que saltó a la fama en todo el mundo al presentar, el pasado mes de abril, las primeras fotografías del origen de las galaxias en el Universo, lo que se ha llamado Big Bang, hace 15.000 millones de años.

Las respuestas, en los últimos años, están llegando de la mano de los físicos de vanguardia y nueve famosos especialistas mundiales en la materia se reúnen este fin de semana en El Escorial, en un encuentro de las Conversaciones de Madrid para debatir los aspectos científicos de estas preguntas.Los expertos están de acuerdo al menos en una cosa: lo más pequeño que existe (las partículas que forman todo lo que hay en el universo) y lo más grande (todo el cosmos) están íntimamente ligados y de ese fructífero encuentro están surgiendo las bases, la "ciencia dura" como dicen los científicos, de la que van surgiendo las respuestas a las preguntas eternas. Smoot detectó mediante instrumentos en órbita unas variaciones en la temperatura del universo de hace 15.000 millones de años que confirman la historia del cosmos a partir de una gran explosión, el Big Bang. Y con sus colegas está discutiendo matices complejos del descubrimiento, pero no tiene inconveniente en explicar que para él "la cosmología es una extensión de las preguntas normales que hacemos a nuestra madre cuando somos pequeños, como ¿de dónde venimos?".

Lo que Smoot encontró en su fotografía son las semillas que debieron dar origen a las galaxias o los enormes conjuntos de galaxias que los estudiosos están encontrando en el Universo. Su descubrimiento es muy importante. Tal vez por ello su cara es para los profanos la más conocida entre los expertos que se reúnen en El Escorial.

Junto, a él, medio centenar de profesionales de la física, profesores de universidad e investigadores, asisten al debate. "Dudo que se pueda reunir a un pequeño grupo de especialistas tan notables sobre la materia", comentaba ayer Cayetano López, rector de la Universidad Autónoma y director de la reunión. "La idea de organizar el encuentro ha sido concentrar dos ramas de la física que han estado tradicionalmente muy separadas y que últimamente han tenido un encuentro extremadamente fructífero: la cosmología y la física de partículas", comentaba López.

Ciencia consolidada

La misma trayectoria de Smoot es una muestra de este encuentro y de la cosmología como una ciencia consolidada. Él empezó trabajando con físicos de partículas a principios de los años setenta y luego se desplazó hacia la astrofísica. "Era una nueva frontera y yo quería presionar en los límites de la ciencia, entrar en lo que nadie conoce, aunque entonces discutí mucho con mis colegas porque se preguntaban si la cosmología era realmente una ciencia o, más bien, filosofía o religión", recuerda.

"Desde entonces han cambiado mucho las cosas para los cosmólogos y ahora hay pruebas mucho más consistentes a favor del Big Bang", comenta Smoot. ¿Tal vez como la prueba que él mismo ha aportado? "Sí, pero también de otros científicos que han medido por ejemplo los elementos del Universo primitivo, o que han mirado el cielo y han investigado las estrellas, los grupos de estrellas, es decir, las galaxias, y los grupos de galaxias".

Así, la mayoría de los científicos están de acuerdo en que la explicación del Universo a partir de una gran explosión es la correcta. "Aunque quedan algunos que sostienen otras teorías, son cada vez menos, matiza Smoot.

En cuanto a los resultados de sus experimentos, aún no hay datos de otros similares que confirmen definitivamente su descubrimiento de las semillas de galaxias. "Tardarán todavía unos meses", dice, pero él está muy seguro. No en vano rodeó de fuertes medidas de secreto y control los resultados que iba obteniendo antes de darlos a conocer de sopetón. "Cuando piensas que has hecho un descubrimiento como éste, muy difícil, tienes que estar muy seguro de los resultados", dice y reconoce que también influyó el factor de competencia existente entre los científicos, aunque afirma que es secundario.

Es inevitable preguntarle si espera el Premio Nobel. "No controlo el comité Nobel", dice, pero recuerda que Amo Penzias y Robert Wilson, que en 1964 descubrieron el destello del Big Bang en que Smoot ahora ha descubierto el origen de las galaxias, no recibieron el Premio Nobel hasta 14 años después. "La fama... supongo que será como cuando dije que mis resultados, para quien sea religioso, debe ser como ver la cara de Dios y lodo el mundo lo recogió", dice. El ha sacado el tema religioso pero rápidamente comenta que es, un científico y no un teólogo y por tanto prefiere hablar de ciencia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción