Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un símbolo contra el ocultismo y el miedo

Desde que murió su gran amigo Rock Hudson a causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), Liz Taylor ha consagrado la mayor parte de su tiempo a la lucha contra este mal y ha puesto toda la capacidad de atracción que tiene su persona, incluida la colaboración estilista del modista Valentino, a recaudar fondos contra el sida.La enfermedad ha afectado dramáticamente al mundo de los artistas, y los primeros años de la epidemia estuvieron marcados por este estigma. Por eso, cuando Rock Hudson desveló su enfermedad, se convirtió en un antídoto contra el ocultismo. Liz Taylor estuvo siempre a su lado. Y desde entonces la actriz ha subido a cuantos escenarios se han montado para recaudar fondos; el último, el del concierto de homenaje a Freddie Mercury en el estadio de Wembley, en Londres.

La entrega del Premio Príncipe de Asturias tendrá lugar el próximo mes de octubre en Oviedo. David Kirby, jefe de prensa de la organización premiada, no confirmó ayer si la Taylor acudirá a recoger el galardón, porque hasta primera hora de la tarde no había tenido ocasión de hablar con ella, aunque, dada la dedicación de la actriz a esta causa, dijo que es casi seguro que lo haga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1992