Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alan García promete luchar contra la dictadura peruana desde su exilio en Colombia

"Desde aquí ratifico, como demócrata latinoamericano, que voy a seguir luchando contra la dictadura que en este momento existe en Perú". Éstas fueron las primeras palabras que pronunció ayer el ex presidente de Perú Alan García a su llegada a Bogotá, capital de Colombia, cuyo Gobierno le ha concedido asilo político tras el golpe institucional del actual presidente peruano, Alberto Fujimori.

Alan García llegó al aeropuerto militar de Catam a las dos de la tarde en compañía de su abogado Carlos Castillo y de Clemencia Forero, una funcionaria de la Cancillería colombiana. Desde tempranas horas se habían dispuesto severas medidas de seguridad en el lugar. Una verdadera nube de periodistas accedió al ex mandatario peruano cuando descendió del avión militar que utiliza el ministro de Defensa colombiano y que lo trasladó a Colombia."Señores periodistas", dijo García, "expreso mi agradecimiento al Gobierno y al pueblo de Colombia por la protección que brindan a un presidente y a un político demócratico que se enfrenta a una dictadura".

El ex presidente y secretario general de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) aseguró que en algunos momentos de los 55 días que pasó en la clandestinidad sintió amenazada su vida. Dijo también que decidió asilarse en la Embajada colombiana en Lima cuando comprobó que no había manera de solucionar el problema de tener relación directa con el pueblo y con la organización de su partido. "Creo que se precisa en Perú un diálogo para hacer viable el retorno a la democracia".

Visiblemente cansado, Alan García logró escapar del asedio de los periodistas mientras decía que no cree que el Gobierno de Alberto Fujimori se atreva a hacer nada contra su familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de junio de 1992