Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU no cumple las compensaciones pactadas por la compra de los F-18

La empresa McDonnell Douglas incumplió el pasado año, por vez primera, las compensaciones pactadas con España por la compra de 72 cazas F-18. Este incumplimiento, que en 1991 alcanzó el 55,6% de la cantidad prevista para ese año, no tiene aún carácter contractual, ya que la firma norteamericana dispone hasta el 31 de diciembre de 1993 para ejecutar las compensaciones pactadas, pero refleja sus dificultades crecientes para cumplirlas.

A 31 de diciembre de 1991, EE UU había ejecutado compensaciones por valor de 1.047 millones de dólares de 1981, equivalentes a 181.862 millones de pesetas corrientes, frente a los 1.114 comprometidos.Aunque el grado de incumplimiento era aparentemente pequeño, sólo del 5,97%, la realidad resulta más preocuante, ya que la firma norteamericana consumió en los dos últimos años el superávit que arrastraba desde 1987, cuando las compensaciones ejecutadas superaron en un 5 1,1 % las previsiones.

Al año siguiente, 1988, las compensaciones estuvieron todavía por encima de los planes (+4,3%), pero a partir de ese momento el déficit ha sido creciente: -0,46% en 1989; - 17,6% en 1990; -55,6% en 1991. Los datos del primer trimestre de este año, aún en proceso de depuración por ambas partes, apuntan a una aceleración de esta tendencia negativa.

Antonio Rodríguez, responsable de la Gerencia de Cooperación Industrial del Ministerio de Defensa y del programa de compensaciones, afirma que "no renunciamos a que se cumplan el 100% de las compensaciones pactadas", que deberían alcanzar 1.543 millones de dólares de 1981, unos 125.000 millones de pesetas de entonces, el 31 de diciembre de 1993, con una posible prórroga de tres años.

Ganar autonomía

No obstante, ante las dificultades de Mc Donnell Douglas, que empezaron a detectarse el pasado año, coincidiendo con la caída de los presupuestos del Pentágono, Defensa ha optado por "dar prioridad a los programas encaminados a dotar a la industria española y a las maestranzas del Ejército del Aire de la mayor autosuficiencia posible en el mantenimiento de los F-18, tanto con la configuración actual como con sus mejoras futuras".Igualmente, se está estudiando incrementar la participación de las empresas españolas en la producción de componentes de los F-18 vendidos a terceros países [McDonnell Aircraft acaba de ganar un contrato en Finlandia], así como de los aviones civiles fabricados por el mismo grupo, e incluso en futuras versiones de los F- 18, como la E y la F, aún en fase de desarrollo.

La firma norteamericana se comprometió a que la mitad de los F-18 vendidos en todo el mundo lleven componentes españoles. Como consecuencia de ello, Construcciones Aeronaúticas (CASA) ha fabricado más de 300 juegos, aunque España sólo compró 72 aparatos.

Una muestra de la prioridad que se da a la autosuficiencia es el contrato para homogeneizar todos los F-18 del Ejército del Aire, que pertenecen a distintas series de fabricación y tienen diferentes configuraciones, a la versión A+/ B+. Mientras los 45 primeros aviones serán modificados por McDonnell Douglas, la modificación de los 25 últimos la hará CASA, con apoyo técnico de la firma norteamericana, por 1.800 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de junio de 1992

Más información

  • En 1991 sólo se ejecutó el 44,4% de la cantidad prevista ese año