El fantasma de la 'matanza de los penales'

La intervención en la cárcel de Canto Grande despertó en Perú el recuerdo de, la matanza de los penales, ocurrida el 18 de junio de 1986, cuando en Lima se reunía la Internacional Socialista bajo la presidencia del alemán Willy Brandt. Aquella noche, que los senderistaás conmemoran como el Día de la Heroicidad, la intervención militar en los penales de Lurigancho, El Frontón y San Jorge concluyó con la matanza de unos 300 presos. La cifra exacta no se llegó a fijar con exactitud. El penal de El Frontón, que controlaba la Marina peruana, quedó destruido por completo y no se reconstruyó.Para solucionar la necesidad de una cárcel de alta seguridad, la empresa española Guvarte construyó el penal de Canto Grande. La construcción de esta cárcel provocó un fuerte escándalo en Perú por los presuntos sobreprecios pagados, que motivaron procesamientos e interpetaciones parlamentarias. El penal no resultó de mucha seguridad. Los presos campaban por sus respetos y los senderistas lo convirtieron en un bastión maoísta. El dirigente del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru Víctor Polay se fuga del penal en los últimos días de la presidencia de Alan García, en junio de 1990. Polay pudo huir gracias a un túnel exacavado desde el exterior.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de mayo de 1992.

Lo más visto en...

Top 50