Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Fujimori y los militares felones

El ingeniero Alberto Fujimori, con la complicidad de un grupo de militares felones, ha dado un golpe de Estado en el Perú, disolviendo el Congreso y anunciando que gobernará por decreto. Los medios de comunicación han sido intervenidos y dirigientes de partidos se hallan detenidos. De este modo, siguiendo los pasos de Haití y del frustrado pustch militar venezolano, el Perú tiene ahora el triste privilegio de haber interrumpido el proceso de democratización de América Latina y, según el modelo uruguayo de Bordaberry, restaurado la antigua barbarie de la arbitrariedad y el despotismo que tantos estragos ha causado a nuestro país y a todo el Continente.Hago pública mi más enérgica condena de esta acción inconstitucional y subversiva de Fujimori y de sus cómplices, quienes se han colocado fuera de la ley, mi solidaridad con los peruanos que se movilizan en defensa de la democracia y mi voluntad de luchar con ellos para que se restablezca el imperio de la ley y para que el usurpador y sus aliados reciban el castigo que merecen.

En nombre del cultura de la libertad, que han hecho suya los pueblos de América Latina, exhorto a todos los Gobiernos democráticos y a todas las organizaciones internacionales a cortar toda relación con el ilegítimo Gobierno peruano y a hacerle sentir el repudio de la comunidad de instituciones y hombres libres del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de abril de 1992