El Ministerio del Interior contará con 23 agregados en embajadas de España

El Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid), el servicio secreto militar español, acaba de perder el monopolio de la recaudación de información de inteligencia fuera de España, que deberá compartir de ahora en adelante con el Ministerio del Interior, según fuentes diplomáticas. El subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores, Máximo CajaI, ha empezado a nombrar, a propuesta del secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, a agregados de Interior con estatuto diplomático que dependerán de la Comisaría General de Información de la Policía y del Servicio de Información de la Guardia Civil.

Más información

España se convierte así en el único país occidental que contará en el extranjero con dos servicios de espionaje generalistas que, en territorio español, mantienen una relación caracterizada por su mutua desconfianza.

Las 15 embajadas que contarán con estos nuevos funcionarios son las de México, Dakar, Santo Domingo, Islamabad, Caracas, La Haya, Montevideo, Managua, Washington, Tokio, Bangkok, Bruselas, Bonn, Ankara y La Paz. En esta última el agregado será el teniente coronel Rafael Masa, que ha recurrido la sentencia que le condena a seis años de inhabilitación por delito de torturas. También el consulado en Casablanca dispondrá de un agregado de Interior.

Este grupo se añade a otro de siete policías y guardias civiles nombrados a finales de la década de los ochenta en Argel, Roma, Lisboa y, sobre todo, París. La labor de estos pioneros, y la de los enlaces policiales españoles en Pau (suroeste de Francia), se centraba esencialmente en el seguimiento de ETA.

El aumento de la presencia de Interior está siendo llevado a cabo con gran sigilo. Prueba de ello es que el jefe de la diplomacia española, Francisco Fernández Ordóñez, omitió el 26 de abril señalarla ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, aunque sí informó de que 57 policías y guardias civiles uniformados serán adscritos permanentemente a la custodia de 13 embajadas de España.

Con el envío de 15 agentes más en esta hornada, la tarea de los hombres de Vera consistirá no sólo en seguir la pista a ETA -en Montevideo se recaudan, por ejemplo, a través de la hostelería, fondos para la banda armada-, sino que se amplía. Abarcará el tráfico de drogas, en Islamabad, Ankara, La Paz o Bangkok, y el de armas en Bruselas, así como la emigración ilegal hacia Europa desde plazas como Casablanca y Dakar.

En 13 de las 23 agregadurías de Interior, el Cesid dispone también de una antena. Para convencer a Exteriores de que su agente en esas capitales no haría doblete con el miembro del Cesid allí destinado, Interior argumentó que, generalmente, no se le comunica la información recaudada por el servicio secreto militar y que, cuando tenía acceso a ella, era demasiado genérica como para poder ser aprovechada por la policía.

Como ejemplo más revelador de la falta de fluidez en la relación, Interior asegura que a la mesa nacional de seguridad que preside el ministro José Luis Corcuera acompañado por Vera, en la que se debe proceder a un intercambio de información que mejore la eficacia de los servicios, sólo asisten dos funcionarios subalternos del Cesid, que además permanecen mudos.

Para evitar herir la susceptibilidad del teniente general Emilio Alonso Manglano, director del Cesid, Cajal ha accedido, paralelamente, a abrir en el extranjero tres nuevas agregadurías del servicio secreto, que acaba de rebasar los 40 agentes con estatuto diplomático, sin contar el personal administrativo a sus órdenes.

Aunque Interior cuenta con un plan para continuar incrementando su despliegue en el extranjero, el número de agentes diplomáticos de los que dispondrá, por ahora, será equivalente a la mitad de los del Cesid. Sus medios materiales serán también inferiores, porque, por ejemplo, no contarán con un sistema autónomo de comunicaciones con sede central en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de abril de 1992.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50