Tránsfugas socialistas y del FIS, en el primer Gobierno de la junta argelina

Tránsfugas del partido Frente de Fuerzas Socialistas (FFS) y del integrista Frente Islámico de Salvación (FIS) colaborarán con la junta cívico-militar argelina en su primer Gobierno, presidido por Ahmed Gozali, que fue hecho público el sábado a última hora de la noche.A pesar de estas aportaciones, el cambio de Gobierno es más aparente que real, y demuestra la decidida voluntad del directorio de no romper con el pasado, al mantener en los puestos claves del Gabinete, Interior y Defensa, a miembros del Ejército que, colaboraron con el presidente de la República Chadli Benyedid.

Said Guechi y Sasi Lamuri, ex dirigentes del Frente Islámico de Salvación, se han convertido en los nuevos ministros de Empleo y de Asuntos Religiosos, respectivamente, mientras que Hachemi Nait-Yudi, ex secretario general del Frente de Fuerzas Socialistas, es desde ahora el responsable de la cartera de Transportes y Carreteras.

Sald Guechi, disidente del FIS convertido en ministro, fue expulsado de la organización integrista en agosto por oponerse al personalismo de Abasi Madani. Fue uno de los fundadores del FIS, donde fue responsable de asuntos orgánicos del partido y su principal misión fue la de conseguir ayuda financiera para la organización. [El Partido de la Vanguardia Socialista (PAGS, comunista) expresó ayer "vivas reservas" ante la participación de integristas en el Gobierno de Gozali, informa Efe.]

Con estas nuevas incorporaciones, a las que hay, que sumar la presencia de una segunda mujer -Zahia Menturi, que suple a su tío en el Ministerio de Sanidad- y dos tecnócratas se cierran las expectativas que había abierto la junta cívico-militar argelina al anunciar solemnemente que iba a producirse un cambio radical y que llegerían al poder nuevos hombres, dispuestos a romper con el pasado. La junta no sólo no ha cumplido sus promesas de ruptura política, sino que tampoco ha hecho efectivo su anuncio de reestructuración administrativa.

Nada de eso ha sucedido. El directorio mantiene en sus puestos a los hombres claves del anterior equipo, como los generales Haled Nezar y Larbi Beljeir, responsables de Defensa e Interior.

[Por otra parte, la Liga Argelina en Defensa de los Derechos Humanos (LADDH), pidió ayer la clausura de los "centros de seguridad" (campos de concentración) abiertos en el desierto para internar a las personas arrestadas desde la toma del poder por la junta cívico-militar en Argelia, informa France Presse.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de febrero de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50