La eñe, protagonista del logotipo del Instituto Cervantes

Enric Satué se encarga de la imagen del ente

La eñe preside el logotipo elegido por el Instituto Cervantes para darse a conocer. La empresa catalana Enric Satué, Can Pufarré S. A. ha ganado el concurso restringido convocado por el instituto para realizar la imagen del organismo. "Un signo tan español como la eñe", dice Enric Satué, "era el indicado para integrar esa imagen".

La idea de que la letra eñe estuviese presente surgió "de modo espontáneo" en la mente de Satué, según dijo ayer. "Era lógico", señala, "porque es algo que puede expresar ese espíritu del Instituto Cervantes que busca dar a conocer la lengua española en el mundo".Para Satué, los palos y las franjas que aparecen en el logotipo bajo la tilde de la eñe sugieren "una actitud abierta y amistosa, un lugar de encuentro con entrada franca, un centro de apoyo volcado al exterior".

El diseñador catalán se remite al ejemplo de otros centros europeos similares al Instituto Cervantes: "La historia del British, de la Alliance o del Goethe nos indicaba que en 1991 era hora de, sin dejar de utilizar un signo tradicional como la eñe, buscar una imagen de ahora mismo".

Enric Satué, además de imponer su logotipo, se encargará de asesorar toda la proyección de imagen del Instituto Cervantes. Una de las primeras tareas es diseñar la caseta del Cervantes en la Exposición Universal de Sevilla 1992.

"Todavía no hay nada definido al respecto", dice Satué, "porque acabamos de ponernos a trabajar, aunque muy intensamente. Pero ya nos hemos dado cuenta de que hay un clima propicio para la colaboración. No hay esa distancia habitual entre cliente y diseñador".

Otras tareas inmediatas de las que se ocupará Enric Satué en su nuevo cometido son los diseños de "la papelería básica" y la señalización de la sede principal del instituto, situada en Alcalá de Henares (Madrid).

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS