EN EL FALLECIMIENTO DEL EX ALCALDE

Pesar por la pérdida de un político de la transición

La noticia de la muerte de Agustín Rodríguez Sahagún dejó helados a los integrantes de la clase política, sorprendidos por las continuas llamadas de los medios de comunicación. Todos los líderes consultados coincidieron en lamentar la pérdida de uno de los hombres que pilotaron la transición española hacia la democracia y que se reveló más tarde como un buen alcalde de Madrid. El actual regidor, el popular José María Álvarez del Manzano, decretó para hoy día de luto oficial.

Más información

El antiguo rival de Rodríguez Sahagún en el Ayuntamiento de Madrid, el socialista Juan Barranco, a quien desplazó en 1989 del sillón consistorial, tuvo sus primeras palabras para su esposa e hijos. "Lo primero que quiero hacer es darle el pésame a la familia. Con la muerte de Rodríguez Sahagún desaparece un político importante de la transición española, tanto en su faceta como dirigente empresarial como en la de ministro y alcalde. Yo no he compartido algunas cosas de su política, pero le consideré siempre un hombre muy trabajador y no dudo de que la buena voluntad le guió en su actuación como político. Su muerte ha sido una sorpresa para mí, porque yo estaba convencido de que no tenía un problema de salud grave".Francisco Herrera, portavoz municipal de Izquierda Unida, había pensado en Agustín Rodríguez Sahagún un día antes de su muerte para que el próximo 14 de noviembre presentase un libro suyo. Herrera destacó que el ex alcalde formó parte del reducido grupo de políticos que han sido claves en la transición española. Como alcalde, Herrera reseña que fue una persona con una capacidad de trabajo extraordinaria y de gran honestidad personal y de intereses. También le traía por la calle de la amargura ser caótico en la organización del trabajo. Quería que todo pasara por sus manos, se mareaba él y mareaba a todos".

"Paco, lo tienes a huevo", le dijo Rodríguez Sahagún el pasado julio en el pleno de investidura de José María Álvarez del Manzano para destacar el papel de IU como fuerza opositora en el Ayuntamiento. Herrera nunca pensó que fuese tan importante la enfermedad del ex alcalde, y asegura que ni siquiera él tenía la percepción de que iba a morir.

El actual alcalde de Madrid decretó ayer que hoy, lunes, sea declarado día de luto oficial, con suspensión de todos los actos municipales, entre otros, el pleno del Ayuntamiento. Álvarez del Manzano manifestó a la agencia Europa Press que "con Agustín se ha ido un estilo personalísimo de entrega y servicio permanente a los madrileños ( ... ); como todo gran señor [Rodríguez Sahagún], era cordial y entrañable en el trato, enamorado de la cultura y dotado de un gran talento político ( ... ); a mi amigo le ha jugado fatalmente un mala pasada su enorme corazón, que él entregaba 24 horas diarias a esta ciudad".

Pésame del Gobierno

Tanto el presidente de la Comunidad de Madrid, el socialista Joaquín Leguina, como el presidente de la Asamblea regional, Pedro Diez, de Izquierda Unida, lamentaron también la desaparición de un hombre de la transición política. El portavoz del PP en el Parlamento autónomo, Alberto Ruiz Gallardón, aseguró ayer que Rodríguez Sahagún hubiera tenido, de seguir con vida, "un gran futuro político". El Gobierno mostró su condolencia a través de la ministra portavoz, Rosa Conde, ante "el fallecimiento de un político que contribuyó activamente a la recuperación y consolidación de la democracia".Los dirigentes nacionales del CDS y quienes compartieron con él militancia en la desparecida Unión de Centro Democrático recordaron con afecto su figura. El actual presidente del CDS, Rafael Calvo Ortega, rememoró su animosidad permanente, incluso en los tiempos más difíciles del Gobierno de UCD, en el que ambos coincidieron bajo la presidencia de Adolfo Suárez: "Tenía la capacidad de ilusionarnos a todos incluso en los momentos más difíciles y no he conocido a nadie que se acercase como él a los problemas políticos".

También de esa época le recuerda el ahora diputado del PP, Javier Rupérez, aunque en una distinta ocupación de las muchas que desempeñó el político fallecido. Rodríguez Sahagún era presidente del partido, y Rupérez, responsable de relaciones internacionales. "Era un hombre dedicado, idealista, bueno, y yo diría que un hombre ingenuo", señala Rupérez. Este político cree que tanto como ministro de Industria como de Defensa, dirigente político o alcalde, siempre le llamó la atención por su carácter "compasivo".

La ingenuidad de la que habla Rupérez la exhibió permanentemente cuando se puso de moda hacer ironía respecto a su peculiar corte de pelo, y sonreía cuando toda la clase política le denominaba "pelopincho".

El actual secretario general del CDS, Antoni Fernández Te¡xidó, recuerda que empezó su andadura parlamentaria con Rodríguez Sahagún como jefe, ya que era el portavoz del Grupo Centrista. "Su capacidad de trabajo era contagiosa".

El mejor amigo

El ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez declaró a la agencia Efe que la muerte de Agustín Rodríguez Sahagún supone la "pérdida del mejor amigo y compañero". La Federación Madrileña del CDS anunció que va a poner en marcha proyectos y actividades para recordar la figura del ex alcalde, "desde vertientes humanistas, sociales y políticas".El coordinador nacional de Izquierda Unida, Julio Anguita, destacó la "gran capacidad de diálogo" del ex alcalde, del que dijo que era "honesto y trabajador, aunque no supo vencer la falta de cobertura de su partido", informa Efe.

Por su parte, el presidente del PP, José María Aznar, alabó la figura de Rodríguez Sahagún como "un buen alcalde de Madrid". La Xunta de Galicia difundió anoche un comunicado en el que su presidente, Manuel Fraga, resaltó que Rodríguez Sahagún "comprendió la necesidad de unificar esfuerzos para lograr un mapa político más racional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de octubre de 1991.