Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Constructoras vascas pactan el pago de 150 millones a Ramos Hidalgo por recuperar el contrato de la autovía

La empresa Ramos Hidalgo, SA, adjudicataria de obras de la autovía Irurtzun-Andoáin en el tramo guipuzcoano, ha acordado con Gabriel Murias ceder el contrato que tiene suscrito con la Diputación de Guipúzcoa a Construcciones Murias, SA. Por esta cesión, Ramos Hidalgo percibirá 150 millones de Murias, según fuentes conocedoras de] contrato. Esta firma fue una de las seis constructoras vascas que se retiraron del proyecto, el pasado enero, por miedo a las amenazas de ETA. Esa decisión retrasó las obras seis meses, aumentó el presupuesto un 13% y forzó un desembolso por la Administración superior a los 500 millones de pesetas.

/F. MERCADO Ramos Hidalgo, según esas fuentes, percibirá de la firma Murias 150 millones por la cesión de su contrato de colaboración en la construcción de la autovía. El texto del documento precisa que Ramos Hidalgo cobrará 120 millones tan pronto como la Diputación guipuzcoana autorice la cesión, y los 30 restantes en cuanto la citada firma acredite que se halla al corriente en sus obligaciones laborales y de Seguridad Social.El contrato, según fuentes conocedoras del mismo, refleja taxativamente que la cesión "no entraña subrogación" de las subcontratas y obligaciones con terceros que haya podido realizar Ramos Hidalgo. Asimismo, se indica que "Ramos Hidalgo dejará indemne a Murías frente a cualquier reclamación judicial o extrajudicial" derivada de su actuación previa a la cesión.

Cobrar la fianza

Ramos Hidalgo tiene que cobrar todavía el pago por los trabajos realizados y pide además la devolución de la fianza depositada de 300 millones. El diputado foral de Obras Públicas, Román Sodupe, recibió con "satisfacción" la noticia del acuerdo. Esta última empresa, según sus palabras, le merece una mayor fiabilidad para desarrollar los trabajos que la anterior constructora, de la que duda que tenga suficiente capacidad técnica para realizar el drenaje y explanación de los terrenos. El consejo de gobierno de la institución foral, formado por el PNV y Partido Socialista de Euskadi-PSOE, deberá autorizar o no la cesión. Aspecto que está siendo analizado, a petición de los diputados socialistas que recibieron la noticia del acuerdo en la mañana de ayer, según indicaron. Tras las reuniones que ha mantenido en julio Gabriel Murias con la Diputación, parece previsible que la postura de la institución sea favorable al cambio de empresa, máxime cuando responsables forales han insistido en su deseo de rescindir el contrato a Ramos Hidalgo. Román Sodupe negó ayer cualquier participación de la institución provincial en las conversaciones y negociaciones para el citado acuerdo. Sin embargo, el mismo resuelve al actual gobierno foral el problema que tenía ante la imposibilidad legal que existía para anular el contrato con la empresa madrileña. Sodupe espera un comunicado de ETA en el que anuncie que no atacará más las obras. Herri Batasuna, por su parte, consideró el acuerdo "un éxito de los movimientos sociales"El diputado general de Guipúzcoa, Ell Galdos, llegó recientemente a un acuerdo con la coordinadora Lurraldea, contraria al actual proyecto oficial, para. modificar el trazado, que para ser firme deberá ser ratificado en las Juntas Generales de Guipúzcoa. Tanto la coordinadora como HB pedían que Ramos Hidalgo se retirase de las obras, y que volvieran los empresarios; vascos.

La unión temporal de empresas forririada por Construccíones Murias, Moyua, Asfaltos Naturales de Campezo, Suquía, Adolfo Sobrino y Altuna y Uria, se negó a llevar a cabo las obras de la autovía por. "el pánico" ante Ias amenazas, los chantajes, las fuertes presiones y las visitas de representantes de H B", según un comunicado difundido entonces por los empresarlos. Ahora, Murias califica de "cobardía" aquella decisión. Murias está dispuesto a acometer junto con las otras cinco empresas las obras de la carretera en el tramo guipuzcoano, "sea cual sea el proyecto que decida la Diputación llevar a cabo". El retirarse del proyecto de la autovía ha acarreado a las seis empresas importantes pérdidas económicas, al haber sido rechazadas para ejecutar varios proyectos en otras provincias, segun indicó Murias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de agosto de 1991

Más información

  • El diputado foral de Obras Públicas espera que ETA anuncie que no atacará las obras