Hassan II pospone indefinidamente el referéndum en el Sáhara occidental

El rey Hassan II de Marruecos, en un discurso de tres cuartos de hora pronunciado en la noche de martes y dedicado exclusivamente a la cuestión de Sáhara occidental, pospuso indefinidamente el referéndum que debía de celebrarse en la ex colonia española en enero próximo, y la entrada en vigor del alto el fuego, prevista para el 6 de septiembre. El monarca alauí pidió al secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, "reconsiderar los cálculos" de cada etapa del plan elaborado por esa organización, comenzando desde el principio, ya que Rabat sólo acepta una consulta para confirmar la marroquinidad del Sáhara occidental.

Hassan II recalcó repetidas veces en su discurso que el referéndum sólo puede ser confirmativo y que tendrá lugar, según los criterios de Marruecos. "El Sáhara sólo puede ser y sólo será marroquí", repitió. También dijo, en respuesta a la oposición que proponía recharzar la medida decidida por la ONU, que el referéndum estába ya desfasado.Para Hassan II, sin embargo, es necesario respetar la legalidad internacional, y en este sentido indicó que Marruecos acepta el plan de la ONU en su espíritu y letra, porque está seguro de la victoria y para que nadie dude de la marroquinidad del Sáhara, "ni mañana ni de aquí a 100 años". Aceptados los principios, el Rey se opuso radicalmente a la aplicación en estos momentos de las medidas recogidas en la resolución 690 de la ONU. En particular rechazó el despliegue de los 2.800 soldados, policías y civiles de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para la Organización de un Referéndum de Autodeterminación en el Sáhara Occidental) a partir del próximo 6 de septiembre, fecha en que debía entrar en vigor el alto el fuego oficial entre Marruecos y el Frente Polisario.

Las razón es, en palabras del monarca marroquí, que la Minurso no ha respetado los plazos de la resolución 690 para cada etapa del plan, como por ejemplo, que la comisión de identificación debía elaborar y publicar la lista de votantes saharauis 12 semanas antes del alto el fuego y "aún no ha comenzado su labor". También resaltó la ausencia de un acuerdo escrito entre la ONU y Marruecos sobre las prerrogativas de la Minurso. "Estamos dispuestos a aplicar el plan bajo la condición de que comencemos desde el principio", dijo.

Johannes Manz, jefe de la Minurso, indicó que ha presentado una lista con 70.000 votantes pero Rabat insiste en una lista de 120.000 personas, 50.000 de las cuales son supuestos refugiados saharauis en Marruecos desde 1958. La oposición marroquí, que pedía una postura firme en la cuestión del Sáhara y la liberación de los presos políticos, ve sus demandas casi satisfechas. El 16 de agosto fueron excarcelados 40 presos políticos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS