La inversión será la gran sacrificada de los Presupuestos del Estado para 1992

La inversión pública será la gran sacrificada de los Presupuestos Generales del Estado para 1992. Esta es la consecuencia más inmediata de los debates de los dos últimos consejos de ministros. Aunque la ministra portavoz del Gobierno, Rosa Conde, anunció ayer que "el gasto público crecería más que la economía", al tratarse de un aumento muy moderado y existir costes que se dispararán de forma inevitable -pensiones, sanidad, desempleo e intereses de la deuda pública -no quedará otro remedio que aplicar los ajustes en las partidas presupuestarias que efectivamente sean susceptibles de recorte como son las de inversión pública, según fuentes próximas al Ministerio de Economía.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Felipe González aseguró ayer que "se puede decir seriamente que el grado de acuerdo [en el Gobierno] sobre el fondo y la orientación de los Presupuestos generales del Estado para 1992 es muy importante, como podrán observar en los próximos meses".El presidente hizo este comentario cuando acudió a la residencia del embajador británico para conversar con el primer ministro de Gran Bretaña, John Mayor, que pasará sus vacaciones en España.

Debate pendiente

Sin embargo, aunque, el debate sobre los principios generales de la política económica ya se puede dar zanjado,queda todavía mucho por discutir sobre la asignación de recursos a cada departamento. En relación con los ingresos se prevé un "crecimiento razonable de la recaudación tributaria sobre todo de los impuestos indirectos, según las mismas fuentes.

El Gobierno prevé para 1992 un crecimiento de, la economía (producto interior bruto) del 3,5% y de los precios del 4,5%, según la nota que hizo pública el Ministerio del Portavoz del Gobierno, tras la reunión del Consejo de ministros del pasado martes. Ello supone un crecimiento del 8'!/l, en términos nominales. El gasto público, por tanto, podría rebasar globalmente este 8%, pero no de forma excesiva. Para asegurar este crecimiento moderado del conjunto es necesario sacrificar algunas partidas -básicamente inversión - que compensen el aumento disparatado de otras.

Rosa Conde manifestó en la conferencia de prensa posterior al Consejo, que todos los ministros están de acuerdo en supeditar sus pretensiones al objetivo de reducir el déficit público y favorecer de este modo la convergencia de la economía española con la de los países punteros de la Comunidad Europea.

La portavoz gubernamental se esforzó ayer en transmitir una imagen de unidad en el Ga-

binete en torno a los Presupuestos Generales del Estado para 1992, tras haber trascendido ala opinión pública las di crepancias de algunos ministros con las propuestas iniciales del ministro de Economía, Calos Solchaga. Estas discrepacias procedian sobre todo de los ministros más afectados por el recorte (Obras Públicas , Educación y Defensa) quienes subrayaron 'los a-pectos cotraproducentes de reducir Ios gastos de inversión.

Por otra parte, Rosa Conde afirmó que "hay unidad de criterio total y absoluta en el díagnóstico de la situación economica, en cuanto a la política económica que se debe seguir y, lo que es más importante en este momento, sobre la política presupuestaria". Solchaga expuso ayer las "cifras aproximadas" del gasto público previsto, con algunas indicaciones para de lo que podría corresponder cada ministerio. Rosa Conde rehuyó ayer aportar cualquiera de las cifras expuestas por el ministro de Economía con el argumento de que "la cuantía de los gastos está pendiente de que conozcamos con exactitud el volumen de los ingresos". No obstante, anunció que el Gobierno "quiere que los gastos suban algo más que el crecimiento de la economía'-.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de agosto de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50