EL FUTURO DEL SERVICIO MILITAR

Todos los jóvenes que se incorporen a filas en 1992 cumplirán sólo nueve meses de 'mili'

Todos los reclutas que se incorporen a filas en 1992 harán ya un servicio militar de nueve meses, en lugar de los 12 actuales, según fuentes del Ministerio de Defensa. El titular del departamento, Julián García Vargas, ha optado por reducir la duración de la mili de una sola vez, y no de forma progresiva, como se hizo en 1984, cuando se emplearon tres años para pasar de 18-15 meses a los 12 que dura en la actualidad.

Más información
Bélgica reducirá su servicio militar a ocho meses en 1993
Los portugueses sólo pasarán cuatro meses en filas
El debate de la 'mili', recorre Europa

Razones prácticas y políticas han aconsejado al Ministerio de Defensa aplicar de una sola vez la reducción de la mili a nueve meses, contenida en el programa electoral del PSOE de 1989, a pesar de las resistencias iniciales de las Fuerzas Armadas, y en especial del Ejército de Tierra, que perderán en la práctica la cuarta parte de sus efectivos de tropa.En medios del departamento se da por seguro que el proyecto de ley del Servicio Militar, que el Consejo de Ministros podría examinar en su reunión de mañana y remitir a las Cortes el 5 o el 12 de julio, estará aprobado para finales de año y en vigor el 1 de enero de 1992. Si no fuera posible, tampoco representaría mayor problema, pues siempre se podría aplicar antes de que sobrepasen los nueve meses de mili quienes se incorporen a filas a partir de enero.

En todo caso, responsables del Ministerio de Defensa estudian la posibilidad de aplazar algunos meses el llamamiento que habitualmente se incorpora en enero de cada año. Esta decisión estaría motivada por dos factores: en primer lugar, la adecuación del sistema de llamamientos a la nueva duración de la mili. Los seis llamamientos actuales, de carácter bimensual, se consideran excesivos para los nueve meses de servicio militar, por lo que podrían quedar reducidos a cuatro, uno por trimestre.

Reducción transitoria

El segundo factor, y no el menos importante, es la firme decisión de impedir que "quienes empiecen la mili después la acaben antes", en palabras de un alto cargo del departamento de Defensa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El próximo noviembre debe incorporarse a filas el último llamamiento de la quinta del 91, integrado por alrededor de 30.000 jóvenes, al que corresponde realizar, de acuerdo con la ley vigente, 12 meses de mili.

Si la reducción se aplica el 1 de enero de 1992, los que empiecen el servicio militar en esas fechas se licenciarán un mes antes que quienes lo hayan iniciado en noviembre, lo que "no es de recibo", según se admite en Defensa. La solución al problema pasa por acortar en uno o dos meses la estancia en filas del último llamamiento de este año, mediante una disposición transitoria en la nueva ley, o bien aplazar en algunos meses la incorporación del primer llamamiento del reemplazo de 1992.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS