Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Los investigadores afirman que habrá una vacuna contra el sida antes de 10 años

ENVIADA ESPECIALLos investigadores que están trabajando en el desarrollo de un antídoto contra el sida coincidieron ayer en que se podrá disponer de una vacuna eficaz contra la enfermedad antes de que termine esta década. Once vacunas distintas están ya en diversas fases de experimentación, una de ellas en humanos, y 40 equipos científicos trabajan en este objetivo, según se dijo ayer en la séptima Conferencia Internacional del Sida que concluyó ayer en Florencia (Italia) con la participación de 9.300 congresistas. Por otra parte, diversos expertos españoles, entre ellos Rafael Nájera, asesor de la Organización Mundial de la Salud, han negado que el sida se contagie por la mucosa de la boca.

En cuanto a las vacunas y para conjurar falsas expectativas Dani Bolognese, de la Duki University de Durham de Estados Unidos, advirtió: "Tenemos en este momento 11 proyectos candidatos a ser una vacuna y todos ellos producen buena respuesta de la inmunidad en los ensayos en animales, pero cuando hayamos logrado el producto adecuado, aún faltará la fase de ensayos clínicos en humanos, que necesariamente debe ser larga para tener la seguridad de que la vacuna puede usarse sin riesgo".Lue Montagnier había expresado su confianza en poder iniciar ensayos clínicos en el plazo de tres o cuatro años. Los proyectos en curso son vacunas que no protejen contra la infección, sino contra el desarrollo de la enfermedad una vez producido el contagio.

El HIV gp160 es, según coinciden todos los investigadores, la vacuna más prometedora. El responsable de este proyecto, Barney S. Graham, de Network Estados Unidos, dijo: "Hasta ahora hemos logrado obtener suficiente cantidad de material genético pero nos queda una fase muy importante, que es mejorar sus resultados en términos de inmunidad". La vacuna se está probando en personas infectacias que no han dsarrollado el sida y que se han ofrecido voluntariamente.

Las dificultades, sin embargo, siguen siendo múltiples y la principal es la constante mutación del virus en el propio infectado y la variabilidad de cepas distintas que deben tenerse en cuenta.

"Cada vez hay mayor consenso en que la mejor forma de luchar contra el virus es utilizando anticuerpos específicos en la primera fase de la infección. En cualquier caso, para que la vacuna sea eficaz debe tener un doble brazo: la combinación de linfocitos citotóxicos que ataquen las células infectadas con anticuerpos que ataquen el virus circulante", afirmó Rafael Nájera, que rechazó totalmente que el virus pueda contagiarse por las mucosas de la boca como afirmó en la sesión del pasado jueves el doctor norteamericano William Heseltine.

Pero el relativo optimismo de los científicos sobre las perspectivas de estos proyectos se convierte en abierto pesimismo cuando se trata de hacer previsiones sobre la aplicación de la posible vacuna en todos los países afectados y no sólo en los países industrializados.

Por otra parte, el presidente del comité organizador de la próxima Conferencia Internacional del Sida en Boston (EE UU) en 1992 fue contundente ayer en la clausura del congreso de Florencia: "No habrá conferencia en la claudad de Boston si las restricciones impuestas a los infectados del sida para viajar a Estados Unidos no son levantadas antes de agosto próximo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de junio de 1991