DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE

Obras Públicas gastará billón y medio de pesetas en depurar las aguas del país

La nueva Secretaría de Estado para las Políticas de Agua y Medio Ambiente, del Ministerio de Obras Públicas y Transporte, invertirá, en un plazo indeterminado, un billón y medio de pesetas en la depuración de las aguas fluviales, de pantanos y mares españoles. El secretario de Estado, Vicente Albero Silla, ha declarado a EL PAÍS que esa es la prioridad en materia medioambiental, así como la búsqueda de soluciones al problema de los residuos urbanos.

Más información

Vicente Albero, el primer secretario de Estado de Medio Ambiente, un economista de 47 años y con vocación parlamentaria, a pesar de que se considera un gestor, afirma que existe la clara voluntad del Gobierno de hacer efectiva una política medioambiental, y que el ministro José Borrell le ha repetido varias veces que quiere ejercer como "ministro de Medio Ambiente". Albero asume el papel de "gendarme y abogado defensor de la naturaleza", tal como le definió el ministro, aunque admite estar moderando sus compromisos en función de las posibilidades económicas con que cuenta la Secretaría de Estado. Esta institución dispone de sólo 8.000 millones de pesetas de presupuesto, pero se confía en contar con la ayuda del fondo medioambiental comunitario, aún por crearse, de las comunidades autónomas y los Ayuntamientos. "Uno de los grandes problemas a que nos enfrentamos es la gran dispersión administrativa y la falta de recursos. Hay tanto por hacer que uno puede perderse, pero no voy a caer en la tentación de decir que no tendré competencias, porque esa es una disculpa aburrida y esterilizante. Vamos a hacer dos discursos, uno frente a la Comunidad Europea y otro interno. Tenemos posibilidades de mejorar el medio ambiente, porque, a diferencia de lo que ocurre en otros países de la CE, aquí no hemos llegado a niveles de degradación irrecuperables. Pero tampoco vamos a salvar la reserva apache, que no es eso".Empresas y mala conciencia

El secretario de Estado de Medio Ambiente concede una gran importancia a la depuración de las aguas porque, dice, "es un bien básico y si seguimos al ritmo actual la situación puede ser irreversible". Cree que las empresas que contaminan los cauces tienen en general mala conciencia y en muchos casos no saben ni cómo resolver el problema. "Dicen que la competencia es de los municipios y acusan a los Ayuntamientos de ser los agentes contaminantes. Por eso queremos llegar a acuerdos con los Ayuntamientos y las comunidades autónomas para que pongan en funcionamientos plantas de saneamiento de aguas que funcionen. El billón y medio de pesetas que necesitamos puede salir de la propia recaudación de las sociedades anónimas que gestionen el agua. El canon de vertidos y las sanciones pueden representar un fondo muy importante de ingresos para llevar a cabo esta política y además ser disuasorios".

Un problema a resolver es que las confederaciones hidrográficas no disponen de personal suficiente para vigilar y efectuar los análisis de aguas recomendables. En este sentido, Albero afirma que se va a dotar a aquellas, de forma inmediata, de personal, de forma que se creará una policía fluvial que podría contar con más de 500 agentes.

Otro de los temas a abordar es la adopción de medidas fiscales, para "tratar de superar las subvenciones a las empresas por parte de la Administración". También está en discusión la ampliación del delito ecológíco, asunto que Albero considera muy delicado "porque hay que analizar muy bien cada figura". De cualquier forma, el nuevo secretario de Estadoresalta que la Administración medioambiental debe dar ejemplo y ser, responsable y creíble, "porque, en caso contrario, se convierte en una figura decorativa".

Dentro de la política de aguas, el secretario de Estado comenta que hay que hacer muchos esfuerzos aún en la recuperación de playas y en la depuración de las aguas costeras. Una de las acciones más inmediatas en este apartado consistirá en evitar la proliferación de envases en las áreas costeras. La Secretaría de Estado ha iniciado conversaciones con el sector proveedor de bebidas para tratar de evitar la venta de botellas en estas zonas, de manera que sólo se expidan vasos en los bares y chiringuitos próximos a la costa.

Un asunto prioritario de su política es el tratamiento de los residuos sólidos urbanos. "Habrá que analizar si la solución son las incineradoras u otro tipo de instalaciones, similares a los vertederos controlados, pero donde se pueda obtener biogás". Sobre el polémico tema de los residiaos tóxicos y peligrosos, Albero estima que debe hacerse un debate general sobre este probleina desde una actitud más positiva. "Los conflictos se evitan hablando, y sobre este tema nadie quiere pronunciarse. No podeinos seguir haciendo la política del campanario. A la Administración le cuesta hablar de las Corapensaciones y la gente no se las cree, porque es difícil emprender acciones y otorgar compensaciones simultáneamente".

Uno de los planes más novedosos del nuevo responsable de medio ambiente es el próximo inicio de un proyecto piloto en una zona de 50 hectáreas del desierto de Almería, entre el áeropuerto y el cabo de Gata, para plantar acacias. "El problema de la desertización es muy serio en España y por eso vamos a emprender este proyecto. Containos con un técnico que tiene amplia experiencia en la regeneració n de desiertos en varios países y estamos seguros de que podeinos crear un bosque de acacias en el desierto de Almería".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de junio de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50