Cheney despide a los soldados que se van de la frontera entre Irak y Kuwait

ÁNGELES ESPINOSA. El secretario norteamericano de Defensa, Richard Cheney, visitó ayer la zona, desmilitarizada entre Irak y Kuwait, donde despidió a los soldados de su país que se retiran para dejar paso a las fuerzas de la ONU. Cheney se reunió poco antes en el emirato con el príncipe heredero, Saad al Abdalá al Sabaj-

Las tropas estadounidenses van a permanecer sin embargo en Kuwait, por el momento, según indicó el enviado de Washington al término de su entrevista con el jeque Saad. Preguntado por cuánto tiempo se va a mantener esa situación, Cheney contestó: "Durante los próximos meses". El volumen de esta presencia se limita a una brigada de la tercera división acorazada, unos 5.000 hombres.

Para hoy está previsto que la UNIKOM, siglas en inglés de la Misión de Observadores de las Naciones Unidas para Irak y Kuwait, se haga cargo de las tareas de vigilancia de la zona des militarizada establecida entre esos dos países de acuerdo con la resolución 689 del Consejo de Seguridad de la ONU. En total 240 kilómetros de frontera común, con una profundidad de 10 en el interior de Irak y cinco en territorio kuwaití.

"Hemos empezado a evacuar lo que resta de nuestras fuerza de la zona fronteriza desmilitarizada", anunció ayer Cheney. "El proceso se completará en las próximas 48 horas", añadió, dando a entender que los cerca de 1.500 cascos azules desplegados en los últimos días se encontrarán solos a partir de mañana.

El proceso de retirada ha supuesto también la suspensión de las patrullas aéreas y el fin del traslado de refugiados a Arabia Saudí. El último avión de transporte norteamericano dedicado a esa misión salió ayer de la base aérea de Safuán con tan sólo 30 iraquíes. "Esperamos durante dos horas, pero nadie más acudió a la base, explicó el militar responsable.

A resultas de la reciente guerra y de las revueltas internas que ha vivido Irak, numerosos iraquíes han buscado refugio en los últimos meses en esa franja de su país controlada por el Ejército de Estados Unidos. Ante la prevista retirada, los norteamericanos acordaron con las autoridades saudíes la creación de un campo de refugiados en su territorio, Rafja, para albergar a quienes tuvieran algo que temer del régimen de Bagdad. En total, 8.300 iraquíes han sido trasladados al nuevo destino.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Cheney llegó ayer a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos). Hoy irá a Bahrein antes de proseguir viaje a Qatar y Omán para regresar mañana a Riad a entrevistarse con el rey Fahd.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50