Una vidriera del siglo XVI, destruida en la catedral de León por unos desconocidos

Varias personas que aún no han podido ser identificadas rompieron ayer parte de una vidriera del siglo XVI de la catedral de León que representa la Natividad y que se encuentra situada en la capilla de la Virgen Blanca, en el ábside del templo. Los autores del destrozo se llevaron los vidrios rotos y el emplomado, alrededor de medio metro cuadrado de vidriera, según fuentes de la catedral.

El hecho fue descubierto sobre las ocho de la mañana cuando se procedía a. la apertura al público del templo. Por el momento, se desconoce la hora exacta en la que se produjo este suceso vandálico, aunque se baraja la hipótesis de que ocurriera durante la noche del domingo o la madrugada del lunes, ya que durante el fin de semana el templo ha permanecido abierto de forma excepcional hasta las 23.30 horas con motivo de la inauguración de una nueva iluminación del edificio. Habitualmente, la catedral se cierra al público a las 19.30 horas.La catedral de León, una de las principales joyas del gótico de España, cuenta con unos 1.800 metros cuadrados de vidrieras entre los siglos XIII y XIX.

Según denunció ayer el responsable de Patrimonio Eclesiástico de la diócesis, Máximo Gómez, los daños causados son muy importantes, ya que se trata de una vidriera única.

Los autores del acto vandálico escalaron por la pared de la catedral, ayudándose con un cable de pararrayos, hasta alcanzar la vidriera, situada a quince metros de altura.

Este atentado artístico se ha producido tan sólo dos días después de haberse inaugurado la nueva iluminación de la catedral leonesa, que el próximo otoño acogerá la tercera fase del proyecto cultural de Las edades del hombre, dedicada a los fondos musicales de la iglesia de Castilla y León.

La catedral de León, construida en el siglo XIII por Enrique y Juan Pérez, tiene cruz latina con tres naves y crucero triple, y sus vidrieras y rosetones forman una extraordinaria colección de gran belleza. La pureza de estilo convierten al edificio en uno de los más representativos del gótico español. La conservación de las vidrieras policromadas, repartidas en asi dos centenares de ventanales, óculos y rosetones a lo largo y a lo ancho de sus muros ha sido motivo de preocupación entre los expertos durante años. La mayoría de ellas datan de los siglos XIII al XVI, y algunas son modernas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de abril de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50