Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sociólogo Enrique Gil Calvo gana el premio de ensayo Espasa Mañana

El libro investiga la dimensión política de las fiestas

El profesor de sociología Enrique Gil Calvo ganó ayer el Premio Espasa Mañana de ensayo, dotado con dos millones de pesetas, por su libro Estado de fiestas. Se trata de un análisis que gira en torno a la razón festiva, a la dimensión política de las fiestas y a los diferentes aspectos de liberación y transgresión que se ponen de manifiesto en las celebraciones.

Enrique Gil Calvo, profesor de sociología en la Universidad Complutense de Madrid, obtuvo ayer el premio de ensayo Espasa Mañana, por su libro Estado de fiestas.Los dos millones de pesetas del galardón le fueron concedidos por un jurado compuesto por Pedro Laín Entralgo como presidente, Carlos Castilla del Pino, María del Carmen Iglesias, Salvador Giner y Victoria Camps como vocales, y Felicidad Orquín como secretaria.

"No es un libro divulgativo, sino especulativo", dice Enrique Gil Calvo. "Me interesa sobre todo la dimensión política de las fiestas. Para expresarlo de manera lo más gráfica posible: el Estado, o es una fiesta, o no es. ¿Por qué los árabes se resisten a democratizarse? Porque su vida colectiva resulta más atractiva que lo que les ofrece el Estado a la occidental. En cambio, si la URSS hace agua actualmente, es porque sus ciudadanos no ven una posibilidad de Estado, de polis, como fiesta".

Otra racionalidad

Para Gil Calvo, la fiesta no es algo irracional o que pueda verse como contrapuesto a la razón, y ello lo demuestra su dimensión política."En mi opinión la fiesta tiene una clara dimensión racional, aunque de una racionalidad de otro tipo", dice. "Por tanto, aunque detrás de mi texto subyace una reflexión sobre el enfrentamiento entre razón sociológica y razón económica, creo que la fiesta posee una racionalidad económica. No es por supuesto una racionalidad que se identifique con lo que entendemos por productivo, ya que la fiesta es en apariencia un derroche. Digamos que la fiesta es un estado de la naturaleza humana, cuyas consecuencias y funciones políticas me interesaba profundizar".

Estado de fiestas se estructura en dos partes complementarias: en la primera, el autor estudia la naturaleza común a las fiestas, integrada por elementos rituales y también espontáneos, y en la cual la transgresión y el empleo de las paradojas ocupan un lugar decisivo; en la segunda parte, se presta atención a las más o menos explícitas funciones de emancipación que conlleva toda fiesta, así como a los diferentes aspectos de liberación comunitaria y participativa que buscan expresarse a lo largo de la celebración.

Enrique Gil Calvo escribe habitualmente sobre temas sociológicos y de actualidad, y mantiene una constante presencia en artículos de prensa.

Fue ganador del Anagrama de Ensayo de 1976 y del San Patricio de Ensayo de 1988. Entre sus obras más destacadas cabe citar La novela de este mundo y Los depredadores audiovisuales: juventud urbana Y cultura de masas.

Al premio Espasa Mañana 1991 concurrieron 55 originales. Se trata de un certamen cuyo galardón parece apuntar a análisis cuyo punto de vista parta de un enfoque ligado a lo político. En ediciones anteriores lo habían conseguido Olegario de Cardedal (El poder y la conciencia), Javier Tusell (Los hijos de la sangre), José María de Areilza (La España que queremos), Salvador Giner (El destino de la libertad), Amando de Miguel (La España oculta), Justino Sinova (La censura de prensa durante el franquismo), Miguel Ángel Quintanilla-Ramón Vargas Machuca (La utopía racional) y Victoria Camps (Virtudes públicas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de marzo de 1991