Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno belga quiere abolir la ley sálica

El derecho de primogenitura sin distinción de sexo determinará el acceso al trono de Bélgica, según el proyecto de reforma de la Constitución aprobado ayer en Bruselas por el Gobierno belga. El primer ministro, Wilfried Martens, declaró que la igualdad entre hombres y mujeres para ser Rey "se aplicaría por primera vez a la descendencia de su alteza real el príncipe Alberto".La propuesta del Gobierno, según Martens, responde a la necesidad de adecuar la Constitución a las disposiciones de la convención internacional para la eliminación de todas las discriminaciones por razón de sexo.

Esta puesta al día abre la posibilidad a una futura reina por primera vez en la historia del país, eventualidad que se produciría en el caso de que el futuro soberano, el príncipe Felipe, tuviera como descendencia una hija.

En lo que respecta al modelo de sucesión, la reforma significa poner fin al sistema sucesorio de la antigua monarquía francesa, que impedía el acceso al trono de toda mujer de la familia real o de su descendencia.

El rey Balduino, casado con la española Fabiola, no tiene descendencia, pero sí dos hermanos: la princesa Josefina-Carlota y el príncipe Alberto. La hermana del Rey está casada con el gran duque de Luxemburgo y la disposición del Gobierno, dirigida a que la reforma de la Constitución no se aplique a los hermanos del monarca, parece dirigida a evitar un problema sucesorio que implicaría que Bélgica y Luxemburgo pudieran contar con un mismo jefe de Estado.

La ley sálica se aplica en Bélgica desde la Constitución de 1830. El artículo 60 de la Constitución dispone actualmente que "los poderes constitucionales del Rey son hereditarios, de varón a varón, por orden de primogenitura y con exclusión perpetua de las mujeres y su descendencia".

La reforma, según diversas fuentes, cuenta con el beneplácito de la Casa Real. El heredero de Balduino pasará a ser el príncipe Felipe, sobrino del Rey e hijo de los príncipes Alberto y Paola de Lieja. En segundo lugar al derecho de sucesión figuraría su hermana, la princesa Astrid, casada con Lorenzo de Austria, quien de este forma se situaría por delante de su hermano menor, el príncipe Laurent.

Mecanismo completo

El mecanismo de reforma de la Constitución en Bélgica es complejo, puesto que hace falta disolver las Cámaras y convocar elecciones. El proyecto, si el nuevo Gobierno saliente de las urnas decide respaldarlo, tiene que ser votado por los dos tercios de los representantes de la Asamblea y del Senado.El cambio constitucional va dirigido a corregir la discriminación por razón de sexo que perdura en la monarquía belga. Aunque en Europa existen en este momento tres reinas soberanas (Isabel de Inglaterra, Beatriz de Holanda y Margarita de Dinamarca), tan sólo en Dinamarca se respeta el orden de primogenitura sin excepciones. En el resto, incluida España, se reconoce una preferencia del varón que rompe el principio de igualdad absoluta.

El futuro monarca belga, el príncipe Felipe, es soltero y sobre su persona han surgido rumores de enlace con la nobleza española. Fuentes próximas a la Casa Real belga afirman que el deseo de abdicar de Balduino podría acelerar su acceso al trono.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 1991

Más información

  • No habrá distinción de sexo para reinar