DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Amnistía denuncia violaciones y torturas a mujeres por policías y militares de 40 países

"Unos agentes de policía golpean en el estómago a una detenida embarazada. Unos soldados armados violan a una anciana delante de su familia. Una joven es asesinada porque se negaba a abandonar la búsqueda de su esposo desaparecido". Así comienza el informe Mujeres. En primera línea, hecho público por Amnistía Internacional (Al), con motivo del Día. Internacional de la Mujer, en el que se denuncia que centenares de mujeres están siendo violadas y sometidas, por policías o militares, a tratos vejatorios en más de 40 países.

Más información
El aborto, la libertad sexual y el acceso al trabajo, ejes de las reivindicaciones
Un dolor imposible de imaginar

El informe pone de manifiesto que las vejaciones que sufren las mujeres se dirigen a su sexo y a sus conexiones familiares. En India, la práctica de la violación para obtener Información apare ce tan generalizada que ya en 1986 el periódico Times of India señalaba en un editorial que "las violaciones en detención parecen estar ocurriendo con tanta frecuencia que el titular Un policía abusa de una mujer se ha convertido en algo diario".Amnistía Internacional insiste en el escaso número de denuncias por parte de las víctimas, quienes son fuertemente amenazadas para que no lo hagan. En el caso de llevarlas a cabo, también se constata la impunidad de los agresores. A veces la denuncia puede volverse en su contra como es el caso de las mujeres paquistaníes, que corren el riesgo de ser acusadas a su vez de zína (adulterio) y ejecutadas posteriormente por lapidación. El propio Código Penal islámico de Irán estipula la muerte por lapidación como castigo al delito de adulterio y especifica que "las piedras no deberán ser tan grandes que la persona muera al ser golpeada por una o dos, ni tan pequeñas que no merezcan el nombre de piedras".

Pena de muerte

Amnistía Internacional denuncia a países como Sri Lanka, Perú, Filipinas, Suráfrica, Colombia, El Salvador, China, Turquía y Corea del Sur por el número elevado de presas de conciencia, mujeres encarceladas sin juicio, desaparecidas o ejecutadas extrajudicialmente. Pero también llama la atención sobre la aplicación de la pena de muerte en Estados Unidos, donde la suma de ejecuciones se acercaba a las 3.000 a finales de 1990, y de ellas 30 afectaron a mujeres.Este grupo de defensa de los derechos humanos ha criticado las condiciones de alguna institución penitenciaria norteamericana y especialmente del Reino Unido en relación con tratos crueles, inhumanos durante los registros de las reclusas. En concreto, considera que los registros efectuados en el penal de Armagh, en Irlanda del Norte, "no se habían efectuado únicamente por razones de seguridad, sino con la intención de humillar a las presas".

Las prácticas vejatorias no se han erradicado en las democracias occidentales. Una austriaca de 19 años presentó tina denuncia en 1990 por los actos sexuales a que la forzaron en una comisaría de Karlplatz, en Viena. Ella afirmó que los dos agentes que la detuvieron la obligaron a realizar la felación con ellos, para posteriormente ofrecerle drogas " como recompensa". Varias denuncias se refieren a los atropellos cometidos por militares de Israel en los territorios ocupados. Así, se relata la detención de una mujer palestina embarazada llamada Na'ila A'esh, a la que taparon la cabeza con una caperuza y, tras golpearla contra la pared, obligaron a permanecer de pie en condiciones extremadamente frías durante largo tiempo, lo que le provocó un aborto.

En el informe de Al, las periodistas están entre que las sufren penas más duras, debido, en la mayoría de las ocasiones, a su denuncia de la situación de la mujer en esas naciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS