Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centros universitarios catalanes estudian trasladar el examen de septiembre a julio

El equipo de gobierno de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y la Facultad de Informática de la Politécnica de Cataluña (UPC) estudian la posibilidad de aprovechar la reforma de los planes de estudios para trasladar al mes de Julio el tradicional examen de septiembre. Esta eventualidad fue planteada durante un encuentro organizado ayer por el Consejo Social de la UAB para debatir el tiempo que tardan los estudiantes en concluir sus estudios y las normas que regulan la permanencia.El planteamiento de la UAB y de la Facultad de Informática mantiene las dos convocatorias de examen que cada año tienen los universitarios. La diferencia está en que la primera, en lugar de realizarse a finales de junio y comienzos de julio, tendría lugar en enero, y la segunda, antes de las vacaciones de verano. Este cambio de fechas de evaluación exige que los nuevos planes de estudios se planifiquen en dos cuatrimestres.

El primer cuatrimestre, según la propuesta de Informática, se desarrollaría entre el 24 de septiembre y el 18 de enero y, el segundo, entre el 25 de febrero y el 14 de junio. Las evaluaciones finales de los dos ciclos se realizarían entre el 21 de enero y 8 de febrero, y entre el 17 de junio y el 10 de julio, respectivamente. Según este planteamiento, los alumnos podrían matricularse en las materias correspondientes al segundo cuatrimestre y en aquellas que hubieran suspendido en enero. Del segundo cuatrimestre se examinarían a finales de junio en primera convocatoria, y en segunda de las asignaturas suspendidas en enero.

La segunda convocatoria para quienes no superaran alguna materia del segundo cuatrimestre se realizaría en enero del año siguiente. Es decir, al finalizar el primer cuatrimestre. De esta forma, la recuperación de las materias con evaluación negativa podría realizarse en la propia facultad, al repetirse el estudio de la asignatura. Comportaría, en este caso, la ventaja de que se prepararía la segunda convocatoria con una enseñanza adicional en el propio centro, circunstancia que no ocurre ahora con los exámenes de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 1991