Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los amigos de Reinaldo Arenas reciben una carta póstuma del escritor

La hispanista francesa Liliane Hasson recibió el pasado 10 de diciembre, en su domicilio par¡siense, una carta de ultratumba. Había sido escrita por Reinaldo Arenas dos días antes de su suicidio, el 7 de diciembre. El escritor cubano la había entregado en sobre cerrado a su traductora norteamericana. "SI muero, se la envías a Lillane, por favor", dijo.Lillane Hasson conocía a Arenas desde hacía dos décadas y había traducido al francés algunas de sus obras. Al recibir la misiva, la hispanista sabía que el escritor había fallecido. Arenas, homosexual, enfermo de sida y disidente, dice en su carta: "Queridos amigos: debido al estado precario de mi salud y a la terrible depresión sentimental que siento al no poder seguir escribiendo y luchando por la libertad de Cuba, pongo fin a mi vida. En los últimos años, aunque me sentía muy enfermo, he podido terminar mi obra literaria en la cual he trabajado por casi 30 años. Les dejo pues como legado todos mis terrores, pero también la esperanza de que pronto Cuba será libre. Me siento satisfecho con haber podido contribuir aunque modestamente al triunfo de esa libertad. Pongo fin a mi vida voluntariamente porque no puedo seguir trabajando. Ninguna de las personas que me rodean están comprometidas en esta decisión. Sólo hay un responsable: Fidel Castro".

Y más adelante añade: "Al pueblo cubano tanto en el exilio como en la isla los exhorto a que sigan luchando por la libertad. Mi mensaje no es de derrota, sino de lucha y, esperanza. Cuba será libre. Yo ya lo soy".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de enero de 1991