Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lengua catalana, reconocida en Estrasburgo como "patrimonio cultural de todos los europeos"

ENVIADO ESPECIAL, El Parlamento Europeo reconoció ayer el carácter milenario de la lengua catalana a la que definió como "un patrimonio común de todos los europeos" y propuso a los diputados que voten hoy una resolución de reconocimiento comunitario. Al mismo tiempo, la presidente de la Comisión de Peticiones, encargada de presentar el informe, la democristiana luxemburguesa Viviane Reding, cerró el paso a que en un futuro el reconocimiento del catalán vaya más lejos y sea considerado lengua oficial por la Comunidad. Idéntica postura mantuvo el comisario de Cultura de la CE, Carlo Rippa di Meana, quien destacó la importancia de los idiomas que se hablan en la Comunidad Europea y que no son lenguas oficiales de Estado.

El informe del Parlamento Europeo, que se someterá a votación hoy, pide al Consejo y a la Comisión la adopción de cuatro medidas: la publicación en catalán de los tratados y de los textos fundamentales de las comunidades; la difusión en catalán de la información pública relativa a las instituciones europeas por todos los medios de comunicación; la inclusión del catalán en los programas e laborados por la Comisión para el aprendizaje y el perfeccionamiento de las lenguas europeas (programa Lingua), y la utilización del idioma en las relaciones verbales y escritas con el público en la oficina que abrirá la CE en Barcelona.

La ponente Reding señaló que la Europa del mañana deberá tener en cuenta las Identidades culturales y el respeto a las diversidades y a las minorías culturales y lingüísticas, ya que la lengua es el reflejo de la identidad de una comunidad", dijo.

A juicio de la ponente, las lenguas no son "un factor de división, sino una fuerza más para la unión europea". Destacó que al reconocer el catalán como "idioma europeo milenario" que cuenta con un "estatuto oficial" y que es enseñado en un territorio donde viven "millones de europeos", no se hace "otra cosa que respetar las diversidades lingüísticas y culturales".

Contestando a las críticas del nacionalismo radical que considera el texto demasiado moderado por no pedir la oficialidad del catalán, dijo que el informe responde al consenso entre todos los grupos parlamentarios presentes en Estrasburgo y los del Parlamento catalán (sólo Esquerra Republicana considera insuficiente el informe). Y agregó que pedir ahora la oficialidad del catalán es inviable, ya que "el Parlamento Europeo no puede asumir la responsabilidad de más idiomas de trabajo" al haber ya nueve lenguas oficiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 1990