Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desacuerdo en las principales cuestiones del comercio mundial hacen temer el fracaso del GATT

Los ministros de Comercio de 107 países inician hoy en Bruselas la conferencia final de la Ronda Uruguay de Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), que culmina cuatro años de negociaciones para liberalizar el comercio mundial. El desacuerdo en agricultura, servicios, reglas antidumping e inversiones extranjeras ponen en peligro un acuerdo global. Estados Unidos y la CE polarizan un enfrentamiento en el que las alternativas al fracaso son un acuerdo de mínimos o seguir las discusiones. En juego está el reparto de los 380 billones de pesetas a que ascienden al año los intercambios mundiales.

MÁS INFORMACIÓN

La conferencia final se inicia sin siquiera borradores de proyecto en tres capítulos clave como la agricultura, las normas antidumping o las inversiones extranjeras. En lo que respecta a los servicios, las 70 páginas del texto es tán llenas de reservas y desacuerdos, mientras que aparece en blanco el anexo de servicios financieros. En más de la mitad de las 400 páginas del documento que resume cuatro años de negociaciones el compromiso entre los socios está lejos.La Ronda Uruguay, la más ambiciosa de las ocho celebradas en los 43 años de historia del GATT, consta de 15 capítulos. Como novedad intenta incorporar al sistema multilateral de supresión de trabas comerciales los sectores de servicios, inversiones financieras y propiedad intelectual (derechos de patentes y marcas). Para la CE, éstos son los aspectos claves de la liberalización, pues de ellos depende actualmente el 25% de sus exportaciones y representan el gran factor de crecimiento futuro en base a que absorben el 60% de la población activa.

Exportaciones

El 60% de las exportaciones de la Comunidad depende de la industria y sólo el 8% de la agricultura, pero es en este capítulo donde Estados Unidos ha ganado la batalla de la movilización para convertirlo en la razón de ser del éxito o el fracaso de la Ronda. Los 14 países exportadores del Grupo de Cairns apoyan la tesis norteamericana de reducir un 75% las subvenciones agrarias y un 90% las ayudas a la exportación. Para los países en desarrollo, que en número representan dos tercios de los participantes, la apertura de los mercados agrícolas es la única tabla de salvación para hacer frente al pago de la deuda y a la recesión de la economía.

La Comunidad, después de largas dicusiones, se comprometió a recortar un 30% en 10 años la protección al campo, pero tomando como base los recortes aplicados desde 1986, lo cual reduce la oferta a menos de un 15% si se parte de la actualidad. La propuesta del director general del GATT, Arthur Dunkel, de iniciar la cuenta en 1989, fue calificada de "no realista" por el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Andriessen. "El mundo entero espera que la Comunidad Europea haga concesiones en el terreno agrícola, pero ¿qué está dispuesto a dar en contrapartida?", dijo.

Los Doce condicionan cualquier concesión añadida a las compensaciones en otros capítulos. Los ministros de Comercio y Agricultura de la CE celebraron ayer en Bruselas una cena de trabajo para ultimar sus posturas. La presidencia italiana ha montado un dispositivo para celebrar un Consejo de Ministros de Agricultura de urgencia en caso de que fuera necesario revisar la oferta, eventualidad que cobra fuerza una vez celebradas las elecciones generales en Alemania.

"Los márgenes de maniobra de la CE son muy limitados, pero los políticos tienen la responsabilidad de llegar a un acuerdo", manifestó Frans Andriessen, vicepresidente de la Comisión y jefe de la representación negociadora de la Comunidad ante el GATT. Carla Hills, jefa de la delegación estadounidense, y el ministro de Agricultura, Clayton Yeutter, no han ocultado que son "cada vez más pesimistas" con vistas a un compromiso global. Japón, el tercer gran protagonista para decidir quién es el que finalmente paga la Ronda Uruguay, mantiene también muchas objeciones, como la excepción para garantizar su autoabastecimiento de arroz.

La Comunidad Europea considera "inaceptable" la posición de Estados Unidos de reservarse los sectores de telecomunicaciones, transporte aéreo y marítimo en la liberalización del sector servicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990

Más información

  • EE UU y la CE polarizan un enfrentamiento que marcará las sesiones de la Ronda Uruguay