Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'gattástrofe'

F.M., La conferencia del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) que se inicia hoy en Bruselas es el único foro internacional que reúne más delegados gubernamentales que periodistas. Estados Unidos ha contribuido a engrosar la nómina de 2.500 negociadores con la representación más nutrida. Entre políticos y expertos, pasan de 500 los encargados de imponer al resto de los socios lo esencial de las tesis estadounidenses. Los norteamericanos ganan en número a los países de la CE, entre los que España acudirá con 12.

La sensación de fracaso domina este acto final de la Ronda de Uruguay, en el que cuatro años de negociaciones no han logrado acercar las posiciones en los capítulos clave. Ese mismo clima se extiende a una organización que intenta contrarreloj dejar listas las salas de reuniones y de prensa del Palacio de Exposiciones de Bruselas, justo al lado del tristemente famoso estadio de Heysel. La pintura fresca de puertas y pasamanos salpicará las reuniones, mientras largas colas de periodistas exasperados intentarán obtener una acreditación que la empresa contratada por el GATT no ha podido confeccionar a tiempo.

A los 2.500 negociadores y 2.000 periodistas se sumarán 25.000 agricultores -entre ellos 300 españoles- llegados para protestar contra cualquier nueva concesión a costa de sus intereses. A ellos se anade un mar de representantes de organizaciones sectoríales y grupos de presión que asisten sobre el terreno a una batalla comercial clave para su futuro.

En Bruselas se ha dado cita también un centenar de organizaciones no gubernamentales, que son las que han acuñado el término gattástrofe. Celebrarán una conferencia paralela con el objetivo de denunciar la injusticia del comercio mundial, cuyas reglas favorecen a las grandes potencias en perjuicio del Tercer Mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990