Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una moto bomba con cinco kilos de amonal hiere a dos guardias civiles en Pasaia

Los guardias civiles Antonio Felipe Gómez y Miguel Ángel Hidalgo resultaron heridos ayer en el puerto de Pasaia (Guipúzcoa) al ser alcanzados por la onda expansiva de la explosión de una moto bomba cargada con cinco kilos de amonal y otros cinco de metralla. Se trata de la primera vez que se emplea una moto como arma mortífera en el País Vasco. ETA ya atentó de este modo en Madrid en marzo de 1988, cuando una moto bomba hirió a dos mujeres en las proximidades del estadio Santiago Bernabéu.

El artefacto arrancó el pie izquierdo al agente Antonio Felipe Gómez, de 36 años de edad y natural de Huelva, y le causó heridas de diversa consideración en cara y tronco. Su pronóstico, según el hospital donde se halla internado, es grave.Miguel Ángel Hidalgo, de 26 años de edad y natural de Murcia, fue trasladado a la residencia Nuestra Señora de Aranzazu, donde fue atendido de quemaduras y desgarra en una pierna. La bomba, compuesta por cinco kilogramos de amonal y cinco de metralla, se encontraba adosada a una motocicleta estacionada junto al edificio que tienen los consignatorios en el puerto y a escasos metros de la aduana, lugar en el que prestan servicio ambos agentes.

El artefacto fue accionado en el instante en que los guardias civiles pasaban junto a la motocicleta para dirigirse a su puesto de trabajo. La bomba, según los primeros indicios, pudo ser activada desde la parte superior de unas escaleras que se encuentran frente al lugar del atentado, que carecen de vigilancia, y desde donde la visibilidad es perfecta.

El acceso a la zona portuaria está controlado por agentes que anotan el documento de identidad al entrar y entregan al visitante una tarjeta. No existe constancia de cuándo se introdujo la motocicleta en el puerto, ni de quién lo hizo. Tan sólo se sabe que cinco minutos antes de la explosión no estaba en el lugar donde apareció posteriormente. A finales de 1989 un comando de ETA realizó un atentado a 20 metros del lugar donde ayer resultaron heridos los dos agentes de la Guardia Civil. En aquella ocasión emplearon para la acción un coche bomba.

En estos momentos ETA cuenta en Guipúzcoa con el grupo de mayor capacidad operativa que tiene en funcionamiento. Tras la desarticulación del comando Donosti en 1988, uno de los más sangrientos que la banda terrorista ha tenido en su historia, la dirección etarra ha intentado en numerosas ocasiones formar un nuevo grupo para la zona de San Sebastián que ocupe el vacío dejado por aquél.

Pleno municipal

Desde el pasado sábado ETA ha cometido tres acciones terroristas en esta provincia, concretamente en las localidades de Trintxerte, Zumaya y Pasajes. El Ayuntamiento de esta última ciudad, presidido por Herri Batasuna (HB), celebrará hoy un pleno extraordinario para condenar los atentados a petición de los concejales de Eusko Alkartasuna (EA), Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), Euskadiko Ezkkera (EE) y Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Desde julio de 1989, fecha en la que comenzó a actuar un grupo en Guipúzcoa, las acciones de éste han sido indiscriminadas pasando del tiro en la nuca a militares jubilados a coches-bomba o el lanzamiento de granadas a edificios en los que residen policías y sus familias, lo que hace sospechar a la policía que sus integrantes van cambiando con frecuencia y que no es un sólo comando el que actúa en la comarca de San Sebastián.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 1990

Más información

  • Tres atentados de ETA en Guipúzcoa en 5 días