Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Greco y Murillo buscan casa en España

Dos pinturas excepcionales pueden alcanzar precios récord en las subastas

Los cuadros El expolio, un gran óleo de El Greco, y San José y el Niño Jesús, una importante obra de Bartolomé Esteban Murillo, están expuestos desde el jueves de la semana pasada en Madrid, antes de ser ofrecidos en venta. El greco se subastará en la sala Edmund Peel mañana, martes, en Madrid, y el murillo se subastará en la casa Christie's de Londres el 14 de diciembre. Las dos obras buscan superar el récord de venta para estos pintores. Ambas buscan también quedarse en colecciones españolas.

MÁS INFORMACIÓN

Los vientos de la crisis internacional también pueden afectar al mercado del arte, aunque algunos analistas internacionales ya daban por seguro a finales de la temporada pasada que el boom de las casas de subastas no podía seguir sorprendiéndonos con sus explosiones. De momento, todo se prepara para apostar por los nombres y figuras más sólidos, entre los que se encuentran los españoles El, Greco y Murillo, que ahora se ofrecen a los coleccionstas españoles. Unas obras poco frecuentes en el mercado, que servirán de sondeo para anticipar cuáles serán los nuevos rumbos que tomará el comercio del arte.San José y el Niño Jesús es, probablemente, la obra de Murillo más importante que haya salido a subasta en los últimos años, y representantes de la casa Christie's esperan que supere el récord establecido en julio de 1989 de un cuadro de este autor vendido en 294 millones de pesetas. El óleo, pintado en 1670, perteneció a Juan Francisco Eminente, el gran protector de Murillo, (quien probablemente le encargó este cuadro. Se expone desde el pasado jueves en el hotel Ritz de Madrid junto a otros 10 cuadros que pertenecen a la coleción de William Stirling, un coleccionista y estudioso del arte español.

Según Charles Allsop, director de Christie's en Londres, en los últimos años los coleccionistas españoles han demostrado su poder económico y su interés en adquirir obras de artistas españoles. Es por esto por lo que la casa que representa hace su primera exposición en Madrid, donde no realiza subastas. "Sería maravilloso que una o dos de estas pinturas vuelvan a su país de origen", dice.

No es demasiado inusual que salga una obra como el Murillo al mercado, según Allsop. "En Gran Bretaña hay muchas obras como ésta en colecciones particulares. Este Murillo ha estado en una casa a sólo 100 kilómetros de Londres, y no había sido mostrada al público desde 1892", dice Allsop. "Los ingleses hemos estado siempre fascinados por la pintura española. Murillo ha sido el pintor más caro en Inglaterra durante mucho tiempo, y no sólo entre los pintores españoles".

En la exposición también estarán otras 10 pinturas de la colección de William Stirling -que forman parte del último lote de esta colección que saldrá a subasta-, entre las que destacan La Piedad, de Luis Morales (estimada en 37,5 millones de pesetas), que perteneció anteriormente a la.colección del rey Luis Felipe de Francia, y un bodegón de Alejandro Loarte (estimado entre 26 y 33 millones de pe7 setas).Mañana, martes, sale a subasta en Madrid, en la sala de Edmund Peel (representante de Sotheby's en España), un gran óleo de El Greco, El expolio, una rara obra que proviene de una colección privada y que espera también superar el récord anterior del pintor, con una estimación inicial de 90 millones de pesetas. "Tengo una enorme fe en que obras importantes como ésta encuentren en España coleccionistas que sepan apreciarlas", comenta Edmund Peel. "No soy pesimista con respectó al mercado cuando éste se dirija hacia un camino que lo lleve nuevamente hacia el arte, y no a la pura especulación".

"Durante los últimos dos años el mercado había subido mucho y de una forma distorsionada, a causa del dinero especulativo", explica. "En mayo pasado pudimos observar que este dinero se retraía, que los inversores retrocedían. Es como un ciclo que se cumple y tiende a otros desarrollos. Cuando así sucede, la obra de mediana calidad es más difícil de vender que las grandes obras. Y hablo de obras de arte individuales, con un valor por sí mismas, y no sólo por ser de grandes firmas".

Del extranjero

Peel piensa que el coleccíonismo en España se está decantando y que ahora es cuando se nota la existencia de los grandes coleccionistas. En esta subasta figura una obra que proviene de una colección de Estados Unidos, y Peel explica que esto es algo que ya se ha hecho habitual. En el extranjero se sabe que la pintura española está encontrando sus mejores compradores en España. "El año pasado obtuvimos varios precios récord para pintores españoles en nuestras subastas. Casi todos esos cuadros vinieron de colecciones extranjeras para ser vendidos aquí, y así sucedió. Se ha quedado más de lo que se ha vuelto a marchar, y eso es algo muy positivo porque contribuye a enriquecer el patrimonio español".

La pintura de El Greco no sale a subasta por razones especulativas; sino porque los dueños se han visto obligados a venderlo para una repartición de bienes. Se trata de una pintura valiosa por su rareza dentro de la obra del pintor. El expolio ha tenido un pasado azaroso. Se ignora quién lo encargó, y existe entre los especialistas la teoría de que lo realizó como un replanteamiento de El expolio que pintó El Greco para la catedral de Toledo, y que no satisfizo del todo al cabildo.

En esta primera versión el artista se tomaba ciertas libertades que los miembros de la Iglesia no toleraron: aparecían tres vírgenes que no figuraban en la versión bíblica de esta escena, y había unos personajes detrás del Cristo cuyas cabezas estaban por encima de la de él.

"El formato horizontal del cuadro y las figuras pintadas sólo de medio cuerpo hacen de este cuadro realizado en una época tardía de su carrera, algo de singular valor", opina Christopher González-Aller, director de pintura antigua de la: casa Edmund Peel. El cuadro ha pertenecido a varias colecciones, entre las que figuran la de la Casa de Alba durante más de dos siglos. Posteriormente estuvo en otras dos colecciones en Mallorca y Bilbao, antes de llegar-a sus actuales dueños. Junto a esta obra de El Greco sale a subasta este próximo martes otra obra que espera alcanzar un alto precio: Vista de Bermeo, de Luis Paret y Alcázar. Sale con un precio estimado entre 50 y 70 millones de pesetas. Esta obra formó parte del encargo del rey Carlos IV, en 1786, y es probable que fuera uno de las seis pinturas de puertos de Cantabria que estuvieron repartidos entre el Palacio Real de Madrid y el casino del Rey de El Escorial.

La subasta incluirá obras de Juan de Pareja (entre 7 y 9 millones); un fresco transferido a tela de la escuela franco-gótica de Aragón, de fines del siglo XIII (entre 8 y l2 millones); unos paisajes de Jenaro Pérez Villaamil y Eugenio Lucas Velázquez (cada una entre 9 y 12 millones), entre otras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 1990