Batalla de un pintor contra falsificadores internacionales

Los representantes de Miquel Barceló son los galeristas Leo Castelli en Nueva York, Yvon Lambert en París, Bruno Bischofberger en- Zúrich, Soledad Lorenzo en Madrid y Salvador Riera en Barcelona. Asimismo, los derechos del artista son defendidos por la sociedad francesa ADGAP (Agence de Droits Géneraux d'Artistes PlastIques), cuya filial española es una sociedad constituida recientemente y denominada Visual, Entidad de Gestión de Artistas Plásticos. Miquel Barceló ha iniciado en los últimos tiempos, con ayuda de esta estructura internacional de galeristas y expertos en la defensa de los derechos artísticos, una batalla global contra las falsificaciones de sus obras, que también han adquirido alcance y difusión mundial, debido a la elevada cotización de la obra del pintor mallorquin y, por consiguiente, a la alta rentabilidad de falsificarlas.Estrategia de mercado

Más información

Las fuentes consultadas por este diario señalaron también que, en caso de confirmarse la falsedad de los dos cuadros, la responsabilidad correspondería al coleccionista y propietario de las dos obras, ya que es éste quien posee los supuestos certificados de autenticidad, y añadieron que, desde hace algún tiempo, se venía sospechando en medios internacionales del comercio de obras de arte que existía un foco de generación de obras falsas de Miquel Barceló en el sur de Francia.

Otros profesionales del mundo del arte restaron importancia a estos hallazgos diciendo: "Hace muchos años que existen barcelós falsos en todo el mundo y hasta ahora el artista no había dicho nada. La campaña actual de Barceló y sus representantes contra las falsificaciones podría ser una nueva estrategía de mercado, ya que la proliferación de obras dudosas podría afectar, de seguir así, la cotización de las obras auténticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de octubre de 1990.