Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Dejemos actuar a la ONU

Londres,

Era previsible que la inmediata reacción en Jerusalén a la resolución de la ONU fuera combativa. ( ... ) Israel teme que una misión internacional pueda sentar un precedente para una interferencia ulterior en sus asuntos internacionales. La realidad es que la matanza de Jerusalén hace imposible separar la crisis del Golfo del problema palestino. ( ... ) Una reacción más inteligente habría sido la de aceptar que la matanza no debía haber ocurrido y mostrar toda la buena voluntad para esclarecer los hechos. Rechazar la misión de la ONU provocará justo lo que Israel no quiere: una intervención exterior en la administración de todos los territorios ocupados como condición para la pacificación del Golfo. 14 de octubre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de octubre de 1990