FERIA DE PALMA DE MALLORCA

El abono del cuarto

El abono del cuarto de plaza ha sido ésta feria de Palma de Mallorca, que finalizó ayer. Tal vez sus elevados precios (9.000 pesetas barrera, 6.500 tendido y 1.500 andanada) y la confección poco acertada de nombres en los carteles, ha retraído al público.En la corrida que cerraba feria, teniendo a los toros del conde de la Corte, cornalones los tres primeros, para impresionar tan sólo, pues de fuerzas andaban chungos, hubo dos, cuarto y quinto, no cornalones, cierto, pero sí de exquisita calidad en la embestida. Se adivinaba faena importante de un José Luis Parada y sin embargo el sanluqueño no lo vio claro, dicen.

Allí se quedó sin torear aquel torito alegre, repetidor y noble, mientras que Parada atosigaba unas veces, otras ahogaba la embestida.

Corte / Parada, Niño de la Taurina, Cámara

Toros del conde de la Corte, flojos, cornalones y sin fuerzas los tres primeros, 4º y 5º nobles y encastados.José Luis Parada: pinchazo, bajonazo y dos descabellos (palmas y salida al tercio); pinchazo y media desprendida con derrame (oreja). Niño de la Taurina: tres pinchazos y descabello (palmas y salida al tercio); tres pinchazos y dos descabellos (oreja). Fernando Cámara: estocada delantera (silencio); dos pinchazos y estocada contraria (algunas palmas). Plaza de Palma de Mallorca, 15 de agosto. Sexta y última corrida de Feria. Un cuarto de entrada.

Igualito le pasó al Niño de la Taurina, pues todos los diestros se pasan la vida deseando que salga el toro metiendo la cabeza, y cuando así ocurre, como ayer, quienes no meten las entendederas en faena son estos diestros. Diferente fue el lote de Fernando Cámara, que, pasado por el tercio de varas a la moda actual, es decir, en la suerte del desguace, malamente se defendieron ante la imposibilidad de mantenerse en pie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de agosto de 1990.