Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Un magnífico espectáculo

Desafío total es una producción cinematográfica muy cara, se afirma que ha superado los 6.000 millones de pesetas, de los que una parte muy sustancial han ido a parar, probablemente, a la indiscutible estrella masculina, Arnold Schwarzenegger y otra, todavía más elevada, ha servido para pagar los costosos efectos especiales y visuales exigidos por la historia. Si a esa cantidad agregamos la destinada a sufragar los gastos de la campaña publicitaria mundial se puede decir que nos encontramos ante un producto muy poco común que encierra, además, algunas paradojas. La primera, que algo tan radicalmente americano esté interpretado por un actor europeo -Schwarzenegger es austriaco, aunque esté nacionalizado estadounidense desde hace unos años- y que haya sido dirigida por un holandés, Paul Verhoeven e iluminada por un director de fotografía europeo. La idea original del guión, sin embargo, es del escritor Philip K. Dick y, precisamente por ello, Desafío total me recuerda, inevitablemente, otro filme basado en una novela del mismo escritor (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?) que se convirtió en uno de los clásicos de la ficción científica contemporánea, Blade Runner. Las coincidencias entre ambas producciones son obvias y, aunque no tengo inconveniente en adelantar que prefiero la que rodó Ridley Scott, con Harrison Ford como protagonista, es necesario reconocer que Desafío total está resuelta con enorme habilidad y un gran sentido del espectáculo, esquivando el tremendo peso de los trucos y dejando que la imaginación fluya sin trabas.Industria y arte

Desafío total

Total recall. Director: Paul Verhoeven. Productores: Mario Kassar y Andrew Vajna. Guión: Donald Shusett y Dan O'Bannon y Gary Oldman, según el relato de Philip K. Dick, We can remember it for you wholesale. Música: Jerry Goldsmith. Producción: norteamericana, 1990. Intérpretes: Arnold Schwarzenegger, Rachel Ticotin, Sharon Stone, Michael Ironside, Ronny Cox. Estreno en Madrid, cines: Palafox, Arlequín, Cristal, La Vaguada, Vergara, Ideal; Real Cinema (versión original subtitulada).

Verhoeven es un magnífico técnico, desde que sus primeras realizaciones -Delicias turcas, en particular- le granjearan un in negable prestigio internacional que le permitió desarrollar varios proyectos personales -El oficial de la reina, Los señores del acero...- y, también, le permitió rodar en Estados Unidos Robocop, un tremendo éxito económico internacional. Era inevitable, pues, que acabara haciéndose cargo de este otro filme, Desafío total, enormemente complicado, en el que ha cumplido a plena satisfacción, puesto que no sólo ha tenido en cuenta las necesidades de la taquilla, sino que ha procurado construir, sobre todo, un magnífico espectáculo (en el que las ideas no fueran borradas por la acción) que atrajera al espectador por completo.

Desafío total es un filme ambicioso y lleno de brillo, con bastante posibilidades de triunfar en todo el mundo, precisamente gracias a su su osadía y su inteligente sentido narrativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de agosto de 1990

Más información

  • 'DESAFÍO TOTAL'