Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acento circunflejo desaparece de la ortografía francesa

La reforma de la ortografía recién propuesta al Gobierno de Michel Rocard por el Consejo Superior de la Lengua Francesa es la historia de la montaña que alumbró un ratoncito. Y sin embargo, qué debate pasional han desencadenado cambios tan modestos. Diríase que la desaparición de la mayoría de los acentos circunflejos y de los guiones de unión en palabras compuestas, alteran de modo sustancial la escritura de la lengua de Molière.Uno de los lemas de Mayo del 68 "La ortografía es un mandarín" denunciaba las reglas de escritura como un instrumento elitista y represivo de la sociedad de clases. Paradójicamente, los cada día más marginales comunistas franceses se encuentran hoy entre los defensores más fervientes de la ortografía tradicional. Según L`Humanité, el actual debate sobre la necesidad de modernizar la ortografía francesa es sólo "una manera de distraer la atención de los verdaderos problemas de la enseñanza".

Hace unas semanas, Alain Decaux, ministro de la Francofonía, reunió a un grupo de editores, traductores, correctores y periodistas para presentarles las rectificaciones de la ortografía preconizadas por el Consejo Superior de la Lengua Francesa.

La actual ortografia francesa fue fijada en 1832. La necesidad de eliminar sus no pocas incoherencias fue señalada por 10 eminentes lingüistas franceses en un manifiesto publicado en Le Monde en febrero del pasado año. El manifiesto provocó todo un psicodrama nacional.

Los retoques propuestos ahora cuentan con el beneplácito de la Academia Francesa. Maurice Druon, secretario perpetuo de esa institución, ha explicado que la reforma es "moderada".

El principal cambio consiste en la eliminación de los guiones de unión en palabras compuestas. A partir de octubre de 1991

fecha del comienzo de aplicación de la reforma, podrá escribirse por ejemplo, hauiparleur (altavoz) en vez de haut-parleur. También desaparece el acento circunflejo colocado sobre la mayoría de las íes y de las úes. Será correcto escribir ile (isla), huitre (ostra), chaine (cadena) o aout (agosto). Pero el célebre sombrero francés no morirá definitivamente. Persistirá en el infinitivo de verbos como naitre (nacer) o paraitre (parecer), y en palabras en las que permite distinciones útiles como mûr (maduro) y sûr (seguro).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de agosto de 1990