Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pesqueros que se enfrentaron a la Armada francesa, expedientados por faenar sin licencia

Los cinco pesqueros vascos envueltos el martes en un enfrentamiento con buques de la Armada francesa faenaban en aguas comunitarias sin licencia. El Ministerio de Agricultura ha anunciado un expediente a los barcos, al tiempo que deplora el incidente, negativo, afirma en una nota, 'tanto para las personas como para las relaciones de dos países vecinos". El balance del choque, que los franceses grabaron en vídeo, es de 15 heridos, la mayoría leves. El de mayor consideración es el marinero Francisco Alvarez, que ha perdido la visión del ojo derecho. Un militar francés fue arrojado al mar.

El Monte Alen, protagonista del enfrentamiento de mayor gravedad con los militares, se encuentra amarrado en el puerto de La Rochelle hasta que los armadores abonen una multa de 500.000 francos (aproximadamente 10 millones de pesetas).Dos de los tripulantes, el patrón, Txomin Lasarte Garalde y un marinero, están retenidos, tras recibir asistencia médica en el puozrto citado junto a otros tres compañeros, y pueden ser acusados de seis delitos, según un portavoz del Ministerio de Asuntos Marítimos.

Otros dos tripulantes permanecen hospitalizados. El marinero Francisco Álvarez se encuentra en un centro médico de Poitiers, a donde fue evacuado en helicóptero desde alta mar. Álvarez fue alcanzado por perdigones en la cara y en un Ojo, según el departamento de Agricultura y Pesca del Gobierno vasco. Álvarez ha perdido la visión del ojo derecho al quedarle alojado un perdigón junto al nervio óptico. En cuanto al Ojo izquierdo tiene perforado el globo ocular y tendrá que ser operado. El otro herido, Rafael Lasarte Garalde, maquinista del Monte Alen, permanece hospitalizado en Rochefort.

Viejos conocidos

El Monte Alen es un viejo conocido de las autoridades del país vecino, que le consideran multirreincidente en la pesca sin licencia. Hace seis años fue sancionado en España con dos meses de amarre por contravenir la reglamentación comunitaria. Otros tres pesqueros regresaron ayer -a primera hora de la mañana a su base en Ondarroa. Seis personas, cinco tripulantes del Leizarre y el patrón del Andra Maixa, Andrés Arrizabalaga Eguiguren, -fueron atendidos y dados de alta en el hospital de Galdakao. Presentaban impactos de perdigones en cara y extremidades y contusiones, en todos los casos de escasa consideración. El Siete Villas regresó sin heridos. El último barco, el Arranondo, tenía previsto regresar por la noche., después de faenar toda la jornada.

Los tripulantes y armadores de los tres barcos se negaron a informar de lo sucedido y alega ron que antes debían prestar declaración en la Ayudantía de Marina. Un portavoz de la Asociación de Armadores explicó que "lo pasado, pasado está y la semana que viene tendremos que volver a pescar en las mismas aguas, así que -más vale no revolver más las cosas".

Los armadores del Monte Alen son los hermanos Lasarte Garalde. El enfrentamiento se produjo el martes por la tarde, a unas sesenta millas de La Rochelle, en la costa atlántica francesa. Un avión avistó a los pesqueros y facilitó su posición a la Armada. Tres buques, una fragata, una lancha rápida y un remolcador se aproximaron a la zona.

Tres de los pesqueros tenían las matrículas camufladas y otros dos usaban placas falsas, según el ministerio galo de Asuntos Marítimos. Ante el requerimiento de los buques franceses, cuatro pesqueros se identificaron por radio pero el Monte Alen se negó a hacerlo e intentó huir. En la maniobra chocó con el Siete Villas. Mientras, los franceses lanzaban desde uno de los buques agua a presión describiendo una parábola para introducirla por la chimenea y paralizar los motores.

Militares con trajes de goma, cascos y máscaras antigas, según han relatado los pescadores, intentaron el abordaje desde una lancha neumática zodiac y fueron repelidos desde el pesquero. Uno de ellos fue arrojado al agua, según el Ministerio de Asuntos Marítimos. Para vencer la resistencia del Monte Alen, los militares lanzaron botes de humo paralizante y granadas huecas de plástico que se rompen en esquirlas al estallar y dispararon cartuchos de postas.

El ministerio francés facilitó ayer por la mañana una versión confusa y parcial del enfrentamiento, en la que sólo se reconocía la existencia de dos heridos. Por la tarde, un portavoz admitió que el número de heridos que permanecen en Francia se eleva a nueve, incluidos dos miembros de la Armada alcanzados por objetos contundentes lanzados desde el pesquero. El portavoz subrayó el carácter. perfectamente legal de la intervención de la marina francesa.

El Ministerio de Agricultura ha anunciado en una nota de la Secretaría General de Pesca la apertura de expedientes a los cinco pesqueros vascos. El ministerio califica de rutinaria la inspección francesa, deplora el incidente y reitera "la necesidad inexcusable de respetar el ordenamiento jurídico internacional por parte de los buques".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 1990

Más información

  • Uno de los pescadores, herido degravedad, ha perdido la visión del ojo derecho