Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comunidad judía también denunciara a Editorial Makoki por 'Hitler= SS'

La comunidad judía de Barcelona ha decidido presentar también una denuncia contra la editorial Makoki por la publicación en España del álbum de historietas Hitler=SS, de los franceses Vuillemin y Gourio. La denuncia, "inminente", según manifestó ayer el presidente de la comunidad, David Grebier, se sumará a la presentada el martes en el juzgado de guardia de Barcelona por la asociación de antiguos deportados en campos nazis Amicale de Mauthausen. Hitler=SS presenta una visión sarcástica del genocidio nazi que es considerada "insultante y repugnante" por Amicale."La comunidad judía también va a denunciar e intentar que sea retirado este comic", dijo Grebler. "En esta cuestión hay dos aspectos. Uno es el ético y moral: hay que plantearse hasta dónde debe ser permisiva una legislación. Es evidente que deben existir unos límites y este comic rebasa lo que es la libertad de expresión para entrar en el terreno de la provocación pura y simple".

"En segundo lugar está la responsabilidad individual del editor", continuó Grebler; "él es libre para seleccionar su material y en este caso es evidente que lo ha hecho esperando un beneficio comercial de la provocación. La cuestión es que existe mucha gente medianamente informada sobre lo que pasó en los campos nazis y que este comic desinforma, ridiculiza y banaliza el drama. Para mí, la editorial actúa con irresponsabilidad".

"He leído el comic y no me parece que se pueda entender como antinazi", dijo Grebler a propósito de las alegaciones de los editores. "El exceso crea confusión y aquí es evidente que hay un exceso. Se reescribe la historia, confundiéndola. Y si Vuillemin se proclama de izquierdas, pues es doblemente vergonzoso".

La mayoría de responsables de las editoriales de comic consultados por este diario defienden la publicacion de Hitler=SS haciendo referencia a la libertad de expresión. Joan Navarro, coordinador de Ficomic, entidad organizadora del Salón del Cómic de Barcelona, y director de la editorial Complot, considera como "una falta de sentido del humor" la denuncia presentada contra Vuillemin. "Personalmente el álbum me ha encantado, es una de las novedades más importantes del último salón, al que el propio Vuillemin acudió como invitado. En mi opinión, tiene que ser posible hacer parodias sobre cualquier tema".

"A mí no me parece que Vuillemin sea nazi", continuó. "Esa es una lectura simplista; Vuillemin tiene la actitud del comic contracultural que ataca donde puede molestar más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 1990