Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete refugiados toman la Embajada de Praga en Cuba

ENVIADO ESPECIALDos grupos de refugiados cubanos que ocupan la Embajada de Checoslovaquia en La Habana se enfrentaron ayer en la sede, revelaron diplomáticos de Praga en una llamada de emergencia a la Embajada de España, en la que solicitaron ayuda y denunciaron que el encargado de negocios checoslovaco y varios funcionarios fueron rehenes de uno de los grupos. Los siete refugiados amotinados, que posteriormente liberaron a los diplomáticos, exigieron un avión para viajar a Estados Unidos y amenazaron con volar la embajada si no se cumplen sus condiciones.

Un oficial de la policía, que al mediodía acordonaba la zona de la misión checoslovaca, confirmó los incidentes entre los 12 cubanos y anunció que las fuerzas de seguridad cubana no intervendrán hasta recibir autorización por parte de los representantes diplomáticos del país afectado.El encargado de negocios de la Embajada de Checoslovaquia, y embajador en funciones, Jan Domok, había advertido en días pasados de la posibilidad de que el segundo grupo de siete cubanos que penetró en la legación el día 10, cuando se encontraban en su interior otros cinco, estuviese en realidad integrado por agentes de la seguridad cubana. El Gobierno ha insistido desde un principio en que todos los refugiados pertenecen al lumpen de la sociedad.

Poco después de las diez de la mañana de ayer se recibió en la Embajada de España en La Habana un telex desde la representación checa en el que un funcionario comunicaba la situación: "Somos de la Embajada, y los ciudadanos que están aquí como segundo grupo parecen delincuentes y tratan de entrar a otro edificio donde está la oficina del embajador. Oigo la lucha fuerte. Tenemos allí hombres".

Al pedirle precisiones sobre lo que ocurría, el comunicante de la Embajada de Checoslovaquia transmitió: "No se. Estoy en la parte de radio, pero están luchando con el otro grupo. No se nada más, solamente oigo. Pero todo está roto. Los tienen como rehenes". En el mismo télex se confirmó que el encargado de negocios se encontraba en el interior del edificio en el que se registraban los incidentes y había sido tomado cómo rehén -situación que se mantuvo varias horas- por el grupo de los siete personas que entró en segundo lugar en la sede diplomática.

Uno de los policías que vigilaba ayer la Embajada checa recibió instrucciones de impedir el acceso a las proximidades de la legación diplomática a cualquier transeunte, incluidos periodistas. El oficial confirmó, sin embargo, que se habían escuchado ruidos de enfrentamientos y que, de acuerdo a su información, se peleaban dos grupos.

Además de las doce personas que continúan encerrados en la misión, otros cinco ciudadanos cubanos permanecen en la casa del encargado de negocios checoslovaco, quien ha denunciado la ocupación de su residencia sin autorización y ha solicitado la intervención policial únicamente en ese caso.

La posición de las autoridades cubanas es que no intervendrán en la residencia si no se les da permiso para hacerlo también en la Embajada. "El Gobierno de Cuba, con toda razón, se negó a acceder a la fuerza en relación con un problema creado por la irresponsabilidad de ese diplornático", decía ayer el diario oficial Granma.

Los enfrentamientos de ayer se producen en un clima de gran tensión en las relaciones entre Cuba y Checoslovaquia, país al que el órgano del comité central del Partido Comunista Cubano acusa directamente de ser "responsable de la situación creada". El mismo diario, portavoz oficial de las más altas instancias del Gobierno, advertía ayer que Ios que reciban en sus sedes a estos elementos, violando las normas diplomáticas y las leyes del país, deberán atenerse a las consecuencias de sus actos".

Orden de intervenir

Después de conocerse los incidentes en la Embajada de checoslovaquia, fuentes diplomáticas de otros países mencionaron la posibilidad de que las autoridades cubanas se decidiesen a dar orden de intervención a sus fuerzas policiales con el fin de evitar un desarrollo más grave de los enfrentamientos, sobre los que hasta la tarde de ayer no se había informado oficialmente.El embajador de España, Anonio Serrano del Haro, que fue el primero en tener noticias de lo ocurrido, se puso inmediatamente en contacto con representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores y con diplomáticos de otras Embajadas con el fin de estudiar las diferentes alternativas para evitar una escalada de la crisis que se vive en Cuba desde que comenzó hace dos semanas este movimiento de refugiados.Para evitar que otros ciudadanos cubanos se sientan tentados a la petición forzosa de asilo, la Embajada de España bloqueó ayer su entrada con unas verjas y un fuerte candado.

Por otra parte, la agencia Efe informó ayer que el viaje a Cuba de los cuatro miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO) que vigilarán la sede diplomática española en La Habana se retrasará probablemente hasta el próximo viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 1990

Más información

  • Los amotinados retuvieron al jefe de la misión diplomática y piden un avión para llegar a EE UU