Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Adrados, nuevo académico de la Española

Francisco Rodríguez Adrados fue elegido ayer miembro de la Real Academia Española en sesión plenaria. El filólogo ocupará a partir de hoy el sillón d, vacante desde la muerte del poeta Dámaso Alonso, el pasado enero. Rodríguez Adrados, presentado por los académicos Emilio Lorenzo, Antonio Buero Vallejo y Julio Caro Baroja, obtuvo una mayoría de 19 votos contra 13 en la tercera votación. El otro candidato era el filólogo Álvaro Galmes.

MÁS INFORMACIÓN

El nuevo académico había sido candidato en 1989 al sillón C de la española, pero en esa ocasión salió elegido el crítico literario Ricardo Gullón.Rodríguez Andrados, catedrático jubilado de la Universidad Complutense, nació en 1922 en Salamanca. En 1951 ganó la cátedra de Filología Griega de la Universidad de Barcelona y, al año siguiente, la de Madrid. Fue fundador y dos veces presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos y es autor de más de 30 obras entre las que destaca Ilustración y política en la Grecia clásica. Sus trabajos han aparecido en numerosas publicaciones extranjeras y sus libros han sido traducidos a otras lenguas. El filólogo ha dirigido también cerca de 30 tesis doctorales.

En 1982 recibió de manos del entonces presidente del gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, el Premio Nacional de traducción al castellano. Galardonado en 1989 por su diccionario de griego clásico y medieval con el Premio Aristóteles de la fundación Alexander Onassis, se encuentra en la actualidad en la fase de renovación de su contrato como profesor emérito de la Universidad Complutense.

Rodríguez Adrados ha lamentado ver, a lo largo de su carrera académica, cómo las horas de latín y griego se rebajaban en los planes de estudio destinados a los bachilleres. En el mundo de las clásicas se tiene como una referencia de Adrados la del profesor incansable que lleva 30 años recorriendo despachos de directores generales de las enseñanzas medias defendiendo la cultura clásica y las horas docentes que, a su juicio, merece, informa Cruz Blanco.

Su satisfacción por haber resultado elegido en la Real Academia coincide con la aparición, una vez más, del peligro. La Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), cuyo proyecto se está debatiendo en la actualidad en el Congreso de los Diputados, "no nos menciona", según dice. Aunque reconoce que "desde el comienzo de la reforma educativa el clima ha mejorado".

Dialogante, Adrados mantiene que no parará de insistir en los despachos en los que proceda y que si sus conversaciones y los resultados del debate en las Cortes no arrojan la satisfacción deseada "volveremos a la carga en la etapa del Senado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 1990