Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía de la RDA continúa desmantelando el Ejército Rojo

La cascada de detenciones de miembros de la Fracción del Ejército Rojo (RAF), surgida de la banda Baader-Meinhoff, en la República Democrática Alemana, donde habían recibido cobijo hasta la caída del régimen neoestalinista en otoño pasado, siguió ayer en Leipzig, Francfort del Oder y Cottbus.La Policía de la República Democrática Alemana (RDA) afirmó que entre los siete detenidos en la jornada de ayer se encontraba el matrimonio formado por Barbara y Horst Meyer, unos de los terroristas más buscados por la Policía de Alemania Occidental, pero a última hora de la tarde, las autoridades de Leipzig anunciaron que sus huellas dactilares no correspondían a las de los detenidos, si bien no indicó que hubieran sido puestos en libertad.

A primeras horas de la madrugada fueron arrestados en sus domicilios de Francfort, del Oder y Cottbus, Monika Helbing, de 36 años, Werner Lotze, de 38, Ekkehard Freiherr, de 49 y Christine Duemlin, de 41. Ninguno había sido identificado como miembro importante de la RAF, y no ofrecieron resistencia. Tras ser trasladados a Berlín Oriental, Christine Duemlin fue liberada al no haber cargos contra ella. Se desconoce de que se acusa a los tres restantes. Poco después, a media mañana, una nota del ministerio del Interior, precisada después, aseguraba que en la estación de tren de Leipzig habían sido también detenidos tres de los más buscados miembros de la RAF: Barbara y Horst Meyer, ambos de 33 años, y Sabine-Ellke Callsen.

Los Meyer se convirtieron en los líderes del grupo nacido de la banda Baader Meinhoff cuando a principios de la década de los ochenta la mayoría de sus dirigentes fueron detenidos o murieron en enfrentamientos con la policía. Según la policía de la RFA, que ha proporcionado a sus colegas de la otra Alemania las pistas que han llevado a la captura de estos terroristas, alrededor de unos 30 miembros de la RAF se refugiaron en la RDA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 1990