Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Oviedo condena a 14 años de reclusión al joven que violo a su mujer

La Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo ha condenado a 14 años, ocho meses y un día de reclusión menor al joven gijonés que el pasado mes de agosto violó a su mujer, a la que deberá indemnizar además con 500.000 pesetas.La sentencia establece que la institución matrimonial "en modo alguno justifica que uno de los cónyuges pretenda exigir al otro con violencia el deber de guardar fidelidad" y "tampoco, claro, que pueda imponer al otro con violencia o intimidación una relación sexual no consentida libremente".

El tribunal considera probado que José Yanes Vázquez, de 25 años, de profesión carpintero, es "autor criminalmente responsable de un delito de violación, concurriendo la agravante de reincidencia".

Según el relato de los hechos que recoge la sentencia, el condenado, que tiene antecedentes penales por dos delitos de robo y que se encontraba por ello en libertad condicional, acudió el 21 de agosto pasado a un bar de Gijón, donde casualmente se encontraba su esposa, Eva María Suárez Martínez, de 20 años, quien había iniciado meses antes los trámites de separación matrimonial. Eva María, atemorizada por la presencia de su marido, se refugió en los servicios del establecimiento, de donde fue obligada a salir por el condenado bajo amenazas de derribar la puerta Posteriormente, y esgrimiendo una navaja automática, la arrastró por los hombros hasta el coche que tenía estacionado en las inmediaciones, con el que partieron hacia un descampado del parque de Aboño, donde la obligó a desnudarse. Tras cometer la violación, José Yanes obligó a su mujer a permanecer desnuda durante un cuarto de hora, antes de permitirla vestirse y conducirla hasta una parada de taxis. La mujer fue asistida de diversos hematomas en el hospital de Cabueñes.

Ésta es la segunda sentencia de esta sala de la Audiencia Provincial de Oviedo que condena como delito de violación la comisión de un acto sexual bajo amenazas en un matrimonio.

La anterior, el pasado mes de febrero, redujo la pena a dos años y dos meses por entender que el condenado ignoraba, por sus circunstancias particulares que hubiera cometido un delito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1990